Cookie Notice

This site uses cookies. By continuing to browse this site, you are agreeing to our use of cookies. Review our cookies information for more details.

OK

Esofagitis Eosinofílica (EE)- Eosinophilic Esophagitis (EoE)

La esofagitis eosinofílica (EE) es una conocida afección crónica alérgica/del sistema inmunológico del esófago. El esófago es el tubo que envía alimentos desde la boca hasta el estómago. En la EE, se encuentran en el revestimiento interno del esófago una gran cantidad de glóbulos blancos (leucocitos) llamados eosinófilos. Los eosinófilos pueden liberar sustancias hacia los tejidos circundantes y causar inflamación. Normalmente no hay eosinófilos en el esófago. Quienes padecen de EE tienen inflamación y mayor cantidad de eosinófilos en el esófago. La inflamación crónica de EE provoca los síntomas.

Los síntomas de EE varían según la edad. Los bebés y los niños pequeños pueden negarse a comer o pueden no crecer adecuadamente. Los niños en edad escolar a menudo tienen una disminución del apetito, dolor abdominal recurrente y dificultad para tragar o vómitos. Los adolescentes y los adultos pueden tener los mismos síntomas, pero a menudo tienen dificultad para tragar alimentos sólidos, secos o densos. La dificultad para tragar se debe a que el esófago está inflamado y, en los casos graves, porque el esófago se estrecha hasta el punto de que los alimentos se atascan. Los alimentos firmemente atascados en el esófago se denominan "impactación alimentaria", lo que puede ser una emergencia médica si el alimento no baja por el esófago hacia el estómago o no se vomita en un lapso de tiempo relativamente corto.  

Los alergistas y los gastroenterólogos están observando que hay muchos más pacientes con EE. Esto se debe a una mayor incidencia de la EE y a una mayor atención del tema por parte de los médicos. La EE se considera una afección crónica que puede ser manejada médicamente, pero no se ha podido curar todavía.

Los eosinófilos se pueden encontrar en tejido esofágico en otras enfermedades además de la EE. Un ejemplo común es el reflujo ácido. Antes de diagnosticar la EE correctamente, se deben descartar otras enfermedades que pueden causar la presencia de eosinófilos en el esófago.
 

Diagnóstico de esofagitis eosinofílica

Actualmente, para diagnosticar la EE, es necesario realizar una endoscopia superior con biopsia del esófago. La endoscopia es un procedimiento médico en el que un tubo flexible con una luz y una cámara se introducen en el esófago para que el médico pueda ver si el esófago está inflamado. Se toman pequeños trozos de tejido esofágico del tamaño de la punta de una lapicera (biopsia) para ser examinados bajo el microscopio con el fin de detectar la presencia de eosinófilos y signos de inflamación.

Existen ciertos criterios para el diagnóstico de EE que son seguidos por alergistas, gastroenterólogos y patólogos. Estos incluyen síntomas correspondientes a EE, junto con los resultados de la endoscopia superior y luego del examen de la biopsia de tejido esofágico realizado por un patólogo que confirma la EE.

Esofagitis eosinofílica y alergias
La mayoría de los pacientes con EE son atópicos. Atópica es la persona que tiene síntomas de una o más afecciones alérgicas. Estas incluyen asma, rinitis alérgica, dermatitis atópica (eccema) y alergia alimentaria. Ocasionalmente se han observado casos en los que la EE se presenta en otros miembros de la familia. Debido a que muchos pacientes con EE son atópicos, podría ocurrir que primero los viera un alergista que sospeche del diagnóstico para luego derivarlos a un gastroenterólogo para la confirmación de EE. Por el contrario, si el diagnóstico de EE es realizado por un gastroenterólogo, es posible que lo deriven a un alergista para que realice pruebas de alergia. Le dará a usted, a su familia y al gastroenterólogo información para que todos los aspectos alérgicos de su EE puedan ser tratados. También puede ayudar a planificar la terapia dietética y la eventual reintroducción de alimentos a su dieta.

Esofagitis eosinofílica: Alergias ambientales
Las alergias ambientales a sustancias como pólenes, animales, ácaros del polvo y mohos posiblemente desempeñan un papel en la EE. En el caso de algunos pacientes, pareciera que sus EE empeoran durante las temporadas de polen. A menudo, las pruebas de alergia para determinar la presencia de estas alergias ambientales comunes forman parte de la evaluación de la EE.

Esofagitis eosinofílica: Alergias alimentarias
Las respuestas inmunitarias adversas a los alimentos son la principal causa de EE en una gran cantidad de pacientes. Los alergistas son expertos en evaluar y tratar EE relacionadas con alergias alimentarias. Sin embargo, la relación entre la alergia alimentaria y la EE es compleja. En la alergia alimentaria clásica mediada por la inmunoglobulina E (IgE), los desencadenantes se diagnostican fácilmente por antecedentes de una reacción alérgica grave, como ronchas y vómitos, minutos después de la ingestión de los alimentos irritantes. En la EE, es más difícil establecer el papel de los alimentos porque las reacciones se retrasan y pueden desarrollarse con el correr de los días, lo que dificulta la identificación de un alimento específico como desencadenante. Los alergistas pueden realizar diferentes pruebas de alergia para identificar la sensibilización a los alimentos que podrían estar relacionadas con la existencia de EE. Alimentos como productos lácteos, huevos, la soja y el trigo se consideran los más comunes desencadenantes de EE. Sin embargo, las pruebas de alergia convencionales a menudo no detectan la sensibilidad a alimentos que causan EE. Esto se debe a que la mayoría de las reacciones de alergia alimentaria en la EE se retrasan y son causadas principalmente por mecanismos inmunitarios que no son la alergia alimentaria clásica mediada por IgE. Uno o más alimentos pueden ser los responsables de desencadenar la EE en una persona. Una vez que el/los alimento/s causante/s se identifica/n y se elimina/n de la dieta de una persona, por lo general, la inflamación esofágica y los síntomas mejoran en unas pocas semanas. Por lo tanto, para demostrar que el/los alimento/s están provocando la EE, es necesaria la eliminación del/los alimento/s sospechoso/s seguido esto por una disminución de los síntomas y de la inflamación del esófago.

Esofagitis eosinofílica: Prueba cutánea por punción
Las personas que padecen de alergias reaccionan a una sustancia en particular del ambiente o de su dieta. Cualquier sustancia que pueda disparar una reacción alérgica se llama alérgeno.

Las pruebas cutáneas de punción implican el uso de un dispositivo de punción para introducir una pequeña cantidad de alérgeno en la piel mediante la realización de una pequeña punción. El alergista compra la mayoría de los extractos de alimentos utilizados en las pruebas de alergia a empresas comerciales que se especializan en elaborarlos. Ocasionalmente, los extractos de alimentos para las pruebas cutáneas de punción se preparan frescos en la oficina del alergista con alimentos suministrados por la familia.

Las pruebas cutáneas de alergia brindan al alergista información específica sobre a qué es y a qué no es sensible usted. Los pacientes con alergias fabrican un anticuerpo llamado IgE. Cuando a los pacientes con IgE para un alérgeno en particular se les colocan pequeñas cantidades de ese alérgeno (prueba cutánea de punción), se produce hinchazón y enrojecimiento dentro de los 15 minutos en el sitio donde se realizó la prueba cutánea de punción. Sin embargo, estas pruebas tienen un uso limitado en la identificación de alimentos que causan EE porque la EE no es causada por anticuerpos IgE.

Esofagitis eosinofílica: Análisis de sangre
A veces, el alergista puede realizar un análisis de sangre (llamado inmunoensayo con suero específico) para determinar si usted tiene sensibilidad a un alérgeno específico. Esta prueba detecta la IgE en circulación en el torrente sanguíneo dirigida contra un alérgeno y puede ser útil en ciertas afecciones relacionadas con las alergias alimentarias mediadas por IgE. Como se ha señalado anteriormente, existen limitaciones a las pruebas cutáneas de punción y a los análisis de sangre para las sensibilidades en EE mediadas por IgE con respecto a la identificación precisa de los alimentos que causan la EE. Lamentablemente los inmunoensayos de suero específico que buscan comprobar la presencia de anticuerpos IgG en una gran cantidad de alimentos tampoco son útiles para identificar los alimentos que causan la EE.

Esofagitis eosinofílica: Pruebas de parches para determinar alergias alimentarias
La mera eliminación de los alimentos a partir de los resultados de las pruebas cutáneas de punción a menudo no mejora la EE. Las pruebas de parches alimentarios son otro tipo de prueba de alergia que antes se consideraba útil para identificar los alimentos que desencadenan la EE en algunos pacientes. La prueba de parche se realiza colocando una pequeña cantidad de alimento fresco en una pequeña cámara de aluminio llamada cámara de Finn. La cámara de Finn luego se adhiere a la espalda del paciente. El alimento que está en la cámara se mantiene en contacto con la piel durante 48 horas. Luego se retira y el alergista lee los resultados a las 72 horas. Se creía que las áreas de piel que entraban en contacto con el alimento y se inflamaban posiblemente identificarían una reacción positiva retrasada a los alimentos. Las pruebas de parches ya no se recomiendan para uso rutinario en la evaluación de EE. Es importante comprender que las pruebas cutáneas de punción, los análisis de sangre para determinar alergias y las pruebas de parches con alimentos pueden dar falsos positivos. Es decir que estas pruebas pueden sugerir que usted está sensibilizado a un alimento que usted puede tolerar y que no le provoca EE. También pueden dar falsos negativos, es decir que la prueba es negativa a un alimento que realmente está causando EE. Las dietas de eliminación, en las que se eliminan los alimentos sospechosos de causar EE son un método eficaz para tratar la EE (ver más abajo). Un pequeño porcentaje de personas desarrollan una alergia alimentaria mediada por IgE a un alimento que ha sido eliminado de su dieta durante un período de tiempo largo para controlar si es la causa de su EE. Estas personas pueden tener una reacción alérgica inmediata cuando ingieren el alimento nuevamente. Usando pruebas cutáneas de punción y/o análisis de sangre para detectar la sensibilidad a los alimentos mediada por IgE, el alergista puede ayudar a determinar cuándo un alimento puede ser reintroducido de forma segura en su dieta después de que hubiera sido eliminado para determinar la existencia de EE.
 

Esofagitis eosinofílica: Tratamiento

Pruebas con alimentos - Dietas de eliminación específica
Si se observa que tiene una sensibilidad alimentaria específica después de las pruebas cutáneas de punción, su médico puede eliminar alimentos específicos de su dieta para ver si se reducen los síntomas de EE. En algunas personas esto ayuda a controlar la EE, si bien este tipo de dieta no ha demostrado ser muy exitosa en estudios de investigación.

Dietas de eliminación empírica
La eliminación de los principales alérgenos alimentarios de la dieta se considera un tratamiento aceptable de la EE. Los alimentos excluidos generalmente incluyen lácteos, huevos, trigo, soja, maníes/nueces y pescado/frutos de mar. Estas dietas han demostrado ser muy útiles en el tratamiento de EE, aunque pueden ser muy difíciles de seguir, especialmente sin la ayuda de un dietista con experiencia en el tratamiento de EE. Por lo general, los alimentos se añaden, de uno en uno, con endoscopías de seguimiento para ayudar a determinar qué alimentos específicos están causando la EE.

Dietas elementales
En estas dietas de eliminación estricta, se retiran de la dieta todas las fuentes de alérgenos. El paciente recibe su alimentación a partir de una fórmula de aminoácidos solamente o, a veces, mientras se permite entre uno y dos alimentos simples elegidos sobre la base de su baja probabilidad de desencadenar EE. Todos los demás alimentos se eliminan de la dieta. En niños muy pequeños tratados con esta dieta, puede ser necesaria una sonda de alimentación ya que a menudo son incapaces de beber lo suficiente de la fórmula para obtener una nutrición adecuada. Este abordaje generalmente se reserva para los niños con múltiples alergias alimentarias que no han respondido a otros tipos de tratamiento.  

Terapia médica
Actualmente, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (Food and Drug Administration, FDA) no aprueba medicamentos para tratar la EE. Sin embargo, algunos medicamentos han demostrado que reducen la cantidad de eosinófilos en el esófago y que mejoran los síntomas. También se ha determinado que los inhibidores de la bomba de protones (IBP), que reducen la producción de ácido en el estómago, pueden reducir la inflamación esofágica en algunos pacientes con EE. Por lo tanto, los IBP se utilizan a menudo como primer tratamiento para la EE. Algunos pacientes responden bien a los IBP y muestran una gran disminución en la cantidad de eosinófilos y en la inflamación cuando se realiza una endoscopia superior de seguimiento con biopsia. Sin embargo, no todos los pacientes responden a los IBP, y se consideran otras formas de terapia como los corticoesteroides tópicos ingeridos o las dietas de eliminación. Para el tratamiento de la EE, es muy importante el cuidadoso monitoreo por parte de un médico experimentado.

Los corticoesteroides, que controlan la inflamación, son medicamentos útiles para el tratamiento de la EE. Tragar pequeñas dosis de corticoesteroides para que entren en contacto y traten el revestimiento interno del esófago es el tratamiento más común. Hay disponibles diferentes presentaciones de corticoesteroides orales. Una vez que la inflamación esofágica se controla adecuadamente, la dosis de corticoesteroides ingeridos se disminuye a la dosis más pequeña necesaria para mantener el control con el fin de reducir el riesgo de efectos secundarios de los esteroides.

Actualmente, se están estudiando varios tipos nuevos de tratamientos que podrían ayudar mucho en estos pacientes.

El trabajo con su médico
La EE es una afección compleja. Es importante que los pacientes escuchen a su gastroenterólogo para saber cómo manejar la EE y saber cuándo es necesaria una endoscopía para controlar si la afección está mejorando o empeorando. Los pacientes también deben trabajar en estrecha colaboración con su alergista/inmunólogo para averiguar si existen alergias. El alergista/inmunólogo también podrá determinar si necesita evitar algún alimento y podrá ayudarlo a controlar problemas relacionados como el asma, el eccema y la rinitis alérgica. Es importante que su gastroenterólogo y su alergista trabajen en conjunto y estén de acuerdo en cómo tratar su EE. Si usted está siguiendo una dieta para tratar la EE, se recomienda que consulte a un dietista, profesional experimentado en las dietas de eliminación utilizadas para tratar la EE.

Cuando uno descubre que tiene EE, la sensación puede ser abrumadora. Suele ser beneficioso que las familias participen en grupos y organizaciones de apoyo. Visite la Asociación Americana para Trastornos Eosinofílicos (American Partnership for Eosinophilic Disorders, APFED) y la Campaña para Impulsar la Investigación de la Enfermedad Eosinofílica (Campaign Urging Research for Eosinophilic Disease, CURED). Se trata de dos organizaciones laicas que proporcionan recursos valiosos y confiables, y que están vinculadas con la AAAAI.

Su alergista / inmunólogo podrá darle más información sobre la EE, pruebas de alergia y tratamiento.

Revisado: 2/24/20

Close-up of pine tree branches in Winter Close-up of pine tree branches in Winter