Cookie Notice

This site uses cookies. By continuing to browse this site, you are agreeing to our use of cookies. Review our cookies information for more details.

OK
skip to main content

Vacunas para el COVID-19: Preguntas y respuestas (COVID-19 Vaccines: Questions and Answers)

COVID 19 vaccinesEn una notable hazaña de la ciencia, se han desarrollado, probado y lanzado múltiples vacunas candidatas contra la enfermedad por coronavirus de 2019 (COVID-19, también conocido como el virus SARS-CoV-2) bajo una Autorización de Uso de Emergencia (EUA, por sus siglas en inglés) de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés). Este logro extremadamente importante en la lucha contra el COVID-19 comenzó menos de 10 meses después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara al COVID-19 como pandemia mundial el 11 de marzo de 2020. De hecho, varias han obtenido ya la plena aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA): una vacuna conocida como Comirnaty para personas de 12 años o más, y Spikevax para las de 18 años o más.
 
Una EUA es una autorización de la FDA para el uso de productos médicos no aprobados o usos no aprobados de productos médicos aprobados en una situación de emergencia sanitaria pública cuando no hay alternativas adecuadas, aprobadas y disponibles. A la fecha, se han autorizado cuatro vacunas. Entre ellas, hay vacunas basadas en ARNm (ARN mensajero, un ácido nucleico que contiene material genético). La primera es de Pfizer-BioNTech (Comirnaty), que está indicado para pacientes de 12 años en adelante, administrada en dos inyecciones con un intervalo de tres semanas. Esta indicación ahora tiene la aprobación plena de la FDA. Sigue vigente una EUA para la vacunación de 6 meses a 4 años de edad en esquema de 3 dosis, y en esquema de 2 dosis de 5 años a 11 años. La segunda vacuna de ARNm es de Moderna, que obtuvo la aprobación el 18 de diciembre de 2020 para pacientes de 18 años en adelante, administrada en dos inyecciones con un intervalo de 4 semanas. Esta también recibió total aprobación más temprano en 2022. Sigue vigente una EUA para la vacunación de 6 meses a 17 años de edad en esquema de 2 dosis. Las personas inmunodeprimidas (incluidos los niños) podrían necesitar una tercera vacuna en la serie de vacunas de ARNm.

La tercera vacuna es de Johnson & Johnson y es una vacuna de vector de adenovirus no reproductor que contiene ADN viral y se administra en una sola dosis a personas de 18 años en adelante.

Una cuarta vacuna llamada Novavax es una vacuna de subunidad de proteína tradicional que se administra en dos dosis, con 3 semanas de diferencia, en personas de 18 años o más.

Se recomienda que la vacuna Johnson & Johnson se administre solo cuando las vacunas mRNA y Novavax no se puedan administrar debido al riesgo de efectos secundarios. Además, ni la vacuna Johnson & Johnson ni la vacuna Novavax deben administrarse como refuerzos.

Independientemente de la vacuna inicial recibida, la dosis de refuerzo también se recomienda para los quienes tienen 12 años o más. Esto incluye una inyección adicional 5 meses después de la serie original de Pfizer o Moderna, o 2 meses después de la vacuna de Johnson & Johnson (se prefieren las vacunas de ARNm para la dosis de refuerzo). Ya está disponible una segunda dosis de refuerzo para los mayores de 50 años y algunas personas inmunodeprimidas. Los refuerzos actualizados han sido aprobados recientemente por la FDA para una mayor protección contra las variantes de Omicron conocidas como BA.4 y BA.5, que se administran 2 meses después de las dosis primarias o de refuerzo de las vacunas originales. El refuerzo bivalente de Moderna es para las personas 18 años en adelante, y el refuerzo bivalente de Pfizer está indicado en personas de 12 años o más.

Ambas vacunas de ARNm hacen que el cuerpo genere una respuesta inmunitaria similar. Una pequeña parte de la proteína viral se codifica en el ARNm y se administra al cuerpo con instrucciones para crear las proteínas presentes en el virus. Las células fabrican esta proteína y la muestran en su superficie. Luego, el sistema inmunitario fabrica anticuerpos contra esta proteína porque la reconoce como extraña. De esa forma, si el sistema inmunitario se encuentra con el virus del COVID 19 en el futuro, los anticuerpos prefabricados y otras vías inmunitarias defenderán el cuerpo de la infección. La vacuna basada en ADN usa un vector viral para insertar el material genético en la célula. De nuevo, el cuerpo comienza a reconocer a la proteína extraña que se produjo y se presentó en la superficie de la célula y crea una respuesta inmunitaria. Las vacunas de subunidades de proteínas utilizan el método tradicional de introducir proteínas extrañas directamente en el cuerpo, lo que permite una respuesta inmunitaria.

Como es de esperarse, surgen muchas preguntas en torno al lanzamiento de estas vacunas.

Bajo una EUA, ¿estas vacunas aún se consideran seguras?
Aunque la FDA autorizó inicialmente el lanzamiento de estas vacunas mediante una EUA, de todos modos son seguras. Se necesita la misma fase 3 de pruebas que con cualquier otra vacuna a fin de demostrar que cumplen con los estándares de eficacia y seguridad para los pacientes. La aprobación plena de Comirnaty y Spikevax avala este proceso.

Los estudios de las tres vacunas demostraron una eficacia en adultos desde el 66 % en la vacuna de una sola dosis hasta más del 90 % en las vacunas de múltiples dosis en una población diversa de más de 110 000 participantes. Estas pruebas se controlaron con placebos, es decir que algunos pacientes recibieron la vacuna activa y otros recibieron un placebo. Se demostró con claridad que los pacientes que recibieron la vacuna activa tenían una probabilidad mucho menor de enfermarse de COVID-19. En los pocos pacientes que sí se enfermaron, se redujeron mucho las probabilidades de infección grave u hospitalización. Las dosis de refuerzo parecen brindar una protección aún mayor contra el COVID-19, incluida la variante reciente ómicron, ya que los niveles de anticuerpos protectores parecen disminuir con el tiempo.

Los efectos secundarios de las vacunas incluyen dolor y enrojecimiento del área de la inyección en el brazo y, a veces, síntomas sistémicos como fiebre, escalofríos, cansancio o un dolor de cabeza que puede durar varios días.

¿Las vacunas contienen virus vivos?
Las vacunas no contienen virus vivos, por lo que no pueden causar COVID-19. A pesar de que las vacunas usan los conceptos de ARNm o ADN para que nuestras células fabriquen la “proteína de espiga”, este material genético no ingresa al núcleo de las células y no se incorpora a nuestros propios genes. Luego de fabricar la proteína, el nuevo material genético es destruido.

Creo o tengo la certeza de que ya tuve COVID-19. ¿Aun así debería vacunarme?
Las personas que ya tuvieron COVID-19 o sospechan que lo tuvieron de todos modos deberían vacunarse. No se sabe qué tan prolongada sea la inmunidad de la infección natural, por lo que la vacuna de todos modos ayudará a reducir el riesgo de una nueva infección. Se recomienda no presentar síntomas y finalizar el período de aislamiento antes de vacunarse. Si se reciben anticuerpos monoclonales para tratar la infección por el COVID-19, se debe esperar 90 días antes de recibir la vacuna.

Tengo una inmunodeficiencia. ¿Puedo recibir la vacuna de todos modos?
Las vacunas de ARNm actuales no contienen virus vivos, por lo que no hay riesgo de infección. Si tiene una inmunodeficiencia primaria o secundaria, o si toma medicamentos que suprimen el sistema inmunitario, quizás no sean tan efectivas. La vacuna de ADN de una sola dosis se administra en forma de vector de adenovirus no reproductor. De nuevo, no hay virus de COVID vivos en la vacuna.

Consulte a su médico antes de recibir cualquiera de estas vacunas para saber cuál es la más adecuada. Se ha recomendado una tercera dosis para algunas personas inmunodeprimidas (además de la dosis de refuerzo).

Tengo alergias. ¿Puedo recibir la vacuna de todos modos?
En los medios de comunicación, hubo varios casos de pacientes que tuvieron reacciones alérgicas a las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna. Cualquier vacuna puede causar reacciones alérgicas graves, pero es muy poco probable.

Aún no está claro qué causó la reacción alérgica en estos casos. Un ingrediente adicional de esta vacuna es un compuesto llamado glicol de polietileno. Este material tiene muchos usos en la industria médica. Se usa más comúnmente como laxante. Los pacientes alérgicos al glicol de polietileno NO deben vacunarse.

Los pacientes alérgicos a alimentos, látex, picaduras de insectos o alérgenos inhalables no presentan un mayor riesgo de alergia a esta vacuna.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) ya tienen varias recomendaciones sobre la administración y el tratamiento de las reacciones alérgicas a la vacuna de Pfizer-BioNTech. Se incluyen las siguientes:
•    Quienes tengan un historial de reacciones alérgicas graves (p. ej., anafilaxia) a un medicamento inyectable u otra vacuna deberían tener cuidado cuando se vacunen y permanecer en observación durante 30 minutos.
•    Quienes tengan un historial de reacciones alérgicas graves a cualquiera de los componentes de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech (incluido el glicol de polietileno) no deben recibir la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer BioNTech.
•    En todos los casos, la vacuna debe administrarse en un centro de salud en el que puedan tratarse las alergias graves (p. ej., anafilaxia). La epinefrina es el primer tratamiento para la anafilaxia y debe estar a mano.

Si tiene dudas sobre su propio riesgo de reacción alérgica a las vacunas contra el COVID-19, consulte a su alergólogo.

Preguntas adicionales
Aún hay muchas preguntas relacionadas con las vacunas contra el COVID-19. Todavía no está claro cuánto dura la inmunidad contra el COVID-19 de estas vacunas, ni tampoco se sabe aún si las vacunas previenen la transmisión de la enfermedad. Por estos motivos, aún se recomienda que las personas sigan usando mascarillas y manteniendo distancia física, incluso aunque ya estén vacunadas.

Cada vez hay más evidencia de la seguridad de las vacunas en mujeres embarazadas o lactantes. Los CDC ahora recomiendan la vacunación para todas las personas de 12 años en adelante, incluso aquellas que estén embarazadas, amamantando, tratando de concebir o que podrían concebir en el futuro. MotherToBaby, un socio de investigación de la AAAAI, tiene más información sobre la vacunación de mujeres embarazadas o lactantes en mothertobaby.org.

Hay otras vacunas candidatas a la vista, con mecanismos de acción muy diferentes a los de las tres vacunas ya autorizadas. Cada una tendrá sus propias recomendaciones y datos de seguridad. De todos modos, esperamos que, a medida que la población se vacune, empezando por los trabajadores esenciales y los residentes de atención médica a largo plazo, el número de infecciones en la población se reduzca y se salven muchas vidas.

VACUNAS CONTRA EL COVID-19: RESUMEN RÁPIDO

Se lanzaron cuatro vacunas para que las personas no se enfermen por el virus del COVID-19. Entre ellas, hay una vacuna de Pfizer-BioNTech (llamada Comirnaty) para pacientes de 6 meses en adelante y una de Moderna (llamada Spikevax) para pacientes de 6 meses en adelante. Ambas vacunas se administran en series de 2 o 3 dosis según la edad. Se lanzó recientemente una tercera vacuna de Johnson & Johnson. Esta vacuna se administra en una sola dosis en personas de 18 años en adelante. Una cuarta vacuna, Novavax, se administra en dos dosis, con 3 semanas de diferencia, en personas de 18 en adelante. Ya se recomienda la dosis de refuerzo (de preferencia con vacunas de ARNm) para todos los que tengan 12 años o más y un segundo refuerzo para los mayores de 50 o con ciertas inmunodeficiencias.

¿Estas vacunas son seguras?
Todas estas vacunas son seguras y funcionan muy bien. Se demostró que los pacientes vacunados tenían una probabilidad mucho menor de contraer el COVID 19. Los pocos pacientes que sí se enfermaron tuvieron probabilidades mucho menores de enfermarse gravemente.

Los efectos secundarios de las vacunas incluyen dolor y enrojecimiento del área de la inyección en el brazo y, a veces, síntomas como fiebre, escalofríos, cansancio o un dolor de cabeza que puede durar varios días.

¿Las vacunas contienen virus vivos?
Las vacunas no contienen virus vivos, por lo que no pueden causar COVID-19. Tampoco alteran nuestros genes.
 
Creo o tengo la certeza de que ya tuve COVID-19. ¿Aun así debería vacunarme?
Las personas que saben o sospechan que ya tuvieron COVID-19 deben vacunarse de todos modos. Estas vacunas ayudan a reducir el riesgo de volver a enfermarse. Si aún padece de COVID-19, debería esperar hasta sentirse mejor antes de vacunarse.

Tengo alergias. ¿Puedo recibir la vacuna de todos modos?
En los medios de comunicación, hubo algunos casos de pacientes que tuvieron reacciones alérgicas a estas vacunas. Cualquier vacuna puede causar reacciones alérgicas graves, pero es muy poco probable. Los pacientes alérgicos al producto llamado glicol de polietileno o a cualquier otro componente de las vacunas NO deben vacunarse.

Los pacientes alérgicos a alimentos, látex, picaduras de insectos o alérgenos ambientales no presentan un mayor riesgo de reacción alérgica.

Si tiene dudas sobre su propio riesgo de reacción alérgica a las vacunas contra el COVID-19 o si tiene una enfermedad tal como una deficiencia inmunitaria, consulte a su alergólogo o al médico que administra su tratamiento para saber si puede vacunarse


Revisado: 9/8/22