Alergia al Moho - Mold Allergy

Alergia al moho - Resumen

El moho está formado por pequeños hongos cuyas esporas flotan en el aire. Al moho le gustan los entornos oscuros, húmedos y cálidos, y necesita cuatro cosas para crecer: alimento, aire, un entorno cálido y agua. El moho crece al aire libre, en viviendas y otros edificios.

Todos respiramos las esporas de moho que están en el aire, pero algunas personas tienen una reacción alérgica o síntomas de asma si se exponen demasiado tiempo a este hongo.

Si es alérgico al moho, su sistema inmunológico es excesivamente sensible a esporas específicas de moho y las trata como si fueran alérgenos. Cuando inhala las esporas de moho, su sistema inmunológico desencadena síntomas como estornudos, picazón, ojos llorosos, secreción nasal, congestión nasal o picazón de la nariz, boca y labios.

Hay cientos de clases de moho, pero no todos son causantes de los síntomas de alergia. Los mohos que causan alergia son Alternaria, Aspergillus, Cladosporium y Penicillium.

El alergista/inmunólogo tiene la capacitación especializada y la experiencia para diagnosticar, con precisión, su afección y brindar alivio a sus síntomas. El servicio “Encuentre un Alergista/Inmunólogo” de la AAAAI es un recurso de confianza para ayudarlo a encontrar un especialista cerca de su hogar.

Alergia al Moho – Síntomas y diagnóstico

Síntomas
Muchas personas alérgicas al moho desarrollan síntomas al aire libre los días en que las esporas de moho están en el aire. También es posible tener síntomas en el interior si el moho está en su hogar, escuela o lugar de trabajo.

Los síntomas de alergia al moho incluyen:

  • Picazón de la nariz, boca y labios
  • Estornudos
  • Picazón de ojos, ojos llorosos
  • Secreción nasal
  • Congestión nasal

El moho también puede desencadenar síntomas de asma como resfríos, disnea u opresión en el pecho.

Diagnóstico
Los síntomas de alergia al moho a menudo se parecen a los síntomas de otras afecciones. Un alergista/inmunólogo puede diagnosticar si el moho es el causante de sus síntomas. Las pruebas cutáneas (prick test) brindan resultados precisos en unos pocos minutos. En caso de ser necesario, su alergista pedirá otras pruebas.

Alergia al Moho – Tratamiento y administración

Si tiene alergia al moho, el mejor modo de manejar los síntomas es evitar la exposición a los alérgenos. Algunos consejos para evitarlos:

  • No esté al aire libre los días en que los niveles de moho son altos. Anótese para recibir las notificaciones por correo electrónico del NAB para conocer los niveles de moho y polen en su zona.
  • Manténgase lejos de hierbas crecidas y evite rastrillar las hojas.
  • Dese una ducha luego de entrar en su casa. Esto eliminará las esporas de moho de su pelo y evitará que lo molesten durante la noche.
  • Elimine el moho de su hogar arreglando las llaves y cañerías con pérdidas.
  • Reduzca la humedad en su hogar. Asegúrese de mantener la humedad en el interior por debajo del 60%.
  • Retire las alfombras del sótano y reemplace por linóleo o piso de concreto, que no retendrán la humedad.
  • Limpie el moho de las paredes con una solución de vinagre.

Además de tratar sus síntomas evitándolos, su alergista quizás le recomiende que trate los síntomas con antihistamínicos de venta libre o por prescripción, gotas oftálmicas o sprays nasales.

Las vacunas de alergia (inmunoterapia) constituyen un tratamiento que brinda alivio prolongado a los síntomas. Su alergista le dará vacunas con pequeñas dosis de su alérgeno, permitiendo que su cuerpo construya una inmunidad natural al desencadenante.

AAAAI - American Academy of Allergy Asthma & Immunology