Asma infantil Consejos para tener en cuenta- Childhood Asthma: Tips to Remember

Los niños que padecen de tos recurrente, sibilancias, opresión en el pecho o disnea pueden tener alguna o varias clases de asma.

Si no se trata el asma, los niños asmáticos a menudo tienen menos resistencia que otros niños, o evitan las actividades físicas para prevenir la tos o las sibilancias. A veces se quejan de que les "duele el pecho" o de que no pueden recuperar el aliento.  Los resfríos pueden ir directamente al pecho, o pueden toser cuando están enfermos, en especial, de noche.

El asma tiene múltiples causas, y no es raro que dos o más causas diferentes estén presentes en un niño. El asma es más que las sibilancias. La tos, la bronquitis recurrente y la dificultad para respirar, especialmente al hacer ejercicio, también son maneras en las que se presenta el asma.

Diagnóstico
Diagnosticar la causa exacta del asma es a veces difícil porque en un mismo niño pueden presentarse dos o más causas. Lamentablemente, no existe una única prueba que brinde todas las respuestas. El alergista/inmunólogo, a menudo llamado alergista, tiene la capacitación especializada y la experiencia para determinar si su hijo tiene asma, qué lo está causando y desarrollar un plan de tratamiento.

El alergista de su hijo querrá saber con qué frecuencia ocurren los episodios de sibilancias, tos u otros síntomas, y su nivel de gravedad. Es importante entender qué desencadena los síntomas de su hijo y qué los hace desaparecer (además de los medicamentos). Resulta útil conocer sus antecedentes familiares y su entorno (cigarrillo o mascotas). Por eso, es probable que su médico le consulte al respecto.

Los bebés pueden necesitar atención especial durante el proceso de diagnóstico, debido a que los síntomas del asma pueden ser causados por muchas cosas a esa edad, que necesitan terapias muy diferentes.  Cuando un lactante tiene síntomas de asma, a menudo se los llama "enfermedad reactiva de las vías respiratorias".

Los dos factores desencadenantes más comunes del asma en niños son los resfríos y los alérgenos. Después de la lactancia, las alergias pasan a ser particularmente importantes, por lo que se debe realizar pruebas de alergia a los niños asmáticos para diagnosticar y tratar su asma. Evitar los alérgenos a los que su hijo es alérgico puede ayudar a mejorar su asma.

Si su hijo es mayor de 5 años, se le puede realizar una prueba de funcionamiento pulmonar para determinar cómo fluye el aire en sus pulmones. Otros exámenes que su médico puede considerar incluyen medición de la inflamación, radiografía de tórax y pruebas para algunas de las causas menos comunes de los síntomas similares al asma.

Tratamiento La parte más importante del manejo del asma es que usted y su niño sepan cómo y cuándo el asma causa problemas, cómo se pueden evitar algunos de los factores desencadenantes y cómo utilizar los medicamentos.  Las causas del asma y el mejor tratamiento de su hijo pueden ser muy diferentes al de otros niños.

Su alergista le ayudará a desarrollar un plan de tratamiento del asma, y es aconsejable compartirlo con otras personas que estén a cargo. Este plan describe qué medicamentos tomar, y cuándo y cómo aumentar la dosis o agregar más medicamentos, si es necesario.  También incluye consejos sobre cuándo llamar a su médico. Un plan de tratamiento del asma le da a usted el control para la detección y tratamiento preventivo de los síntomas.

Los medicamentos inhalados se presentan en inhaladores de dosis fijas (a veces llamados bombas), soluciones para nebulizador (liberado en forma de vapor por una máquina) y los inhaladores de polvo seco. Para su correcto funcionamiento, es clave que aprenda a manejar los medicamentos prescriptos a su hijo. 

Los medicamentos contra el asma incluyen medicamentos de rescate inhalables (rápido   alivio) para tratar los síntomas y los medicamentos de tratamiento prolongado (por inhalación y por vía oral) para controlar la inflamación que normalmente provoca el asma. Si el asma de su hijo es más que un problema menor y ocasional, probablemente se prescribirá un medicamento de control.

Nuestro conocimiento sobre el asma y su tratamiento está en constante cambio.  El contacto continuo con el médico de su hijo es fundamental para determinar qué funcionará mejor para su hijo, ahora y durante toda su infancia

Respuestas a las preguntas más frecuentes ¿Superará mi hijo su asma?
Muchos bebés que presentan sibilancias con enfermedades respiratorias virales dejan de presentar sibilancias a medida que crecen. Si su hijo tiene dermatitis atópica (eccema), alergias, o si hay humo de cigarrillo en su entorno o marcados antecedentes familiares de alergia o asma, existe una mayor probabilidad de que persistan los síntomas de asma.

¿Es posible curar el asma?
Todavía no. Sin embargo, en el caso de la mayoría de los niños y de los adultos, el asma puede ser controlada a lo largo de la vida con diagnóstico, educación y tratamiento apropiados.

¿Debe hacer ejercicio físico mi hijo?
Una vez que se controla el asma de un niño (por lo general con la ayuda de los medicamentos apropiados), el ejercicio físico debería ser parte de sus actividades diarias.  Es indudable que los niños asmáticos pueden destacarse en los deportes, y, de hecho, lo hacen.  Muchos atletas olímpicos tienen asma.

¿Cómo se pueden controlar los síntomas en la escuela?
Usted, su familia, el médico y el personal de la escuela pueden trabajar juntos para prevenir y/o controlar el asma.  Informe sobre el tratamiento para control del asma de su hijo a la enfermera de la escuela y a cualquier entrenador que supervise a su hijo.  Con la aprobación de los médicos y de los padres, se debe permitir a los niños en edad escolar que padecen de asma llevar consigo los inhaladores dosificadores y utilizarlos según lo necesiten.

Consejos para la salud

  • El asma es más que las sibilancias. La tos, la bronquitis recurrente y la dificultad para respirar, especialmente al hacer ejercicio, también son formas en las que se presenta el asma.
  • Los dos desencadenantes más comunes del asma en niños son los resfríos y los alérgenos. 
  • Diagnosticar la causa exacta del asma es a veces difícil porque en un niño pueden presentarse dos o más causas. 
  • La parte más importante del cuidado del asma es que usted y su niño estén bien informados sobre cómo y cuándo el asma causa problemas y cómo utilizar los medicamentos. 
  • El alergista tiene el entrenamiento especializado y la experiencia para determinar si su hijo tiene asma, qué lo causa y desarrollar un plan de tratamiento.

Sentirse mejor. Vivir mejor.
El alergista/inmunólogo, a menudo llamado alergista, es un pediatra o internista que tiene, como mínimo, dos años adicionales de capacitación especializada en el diagnóstico y tratamiento de problemas como alergias, asma, enfermedades del sistema inmunológico, y la evaluación y tratamiento de pacientes con infecciones recurrentes, como las enfermedades del sistema inmunológico.

Una atención adecuada puede marcar la diferencia entre sufrir con una enfermedad alérgica y sentirse mejor. Consultando a un alergista, se puede tener un diagnóstico exacto, un plan de tratamiento apropiado e información que lo ayudará a controlar su enfermedad.

El servicio “Encuentre un Alergista/Inmunólogo” de la AAAAI es un recurso de confianza para ayudarlo a encontrar un especialista cerca de su hogar.

AAAAI - American Academy of Allergy Asthma & Immunology