Vacunas Contra la Alergia Consejos para Tener en Cuenta – Allergy Shots: Tips to Remember

Si usted padece de síntomas de alergia, puede preguntarse si la inmunoterapia para la alergia (las vacunas contra la alergia) es el mejor tratamiento en su caso. Si bien requiere tiempo y paciencia,  suele brindar alivio a largo plazo.

Las alergias son el resultado de una reacción en cadena que comienza en el sistema inmunológico. Su sistema inmunológico controla la manera en que el cuerpo se defiende. Por ejemplo, si usted tiene alergia al polen, su sistema inmunológico identifica al polen como un invasor o alérgeno. Su sistema inmunológico sobrerreacciona produciendo anticuerpos llamados Inmunoglobulina E (IgE). Estos anticuerpos viajan a las células que liberan químicos, y causan una reacción alérgica.

La inmunoterapia para la alergia es la denominación médica para las vacunas contra la alergia recetadas por los alergistas. Un alergista/inmunólogo, usualmente llamado alergista, tiene la capacitación especializada y la experiencia para determinar qué alérgenos están causando sus síntomas y discutir si la inmunoterapia para la alergia es adecuada para usted. Ocasionalmente, los médicos prescriben vacunas con cortisona que pueden reducir, provisoriamente, los síntomas de alergia. Estos tipos de vacunas son diferentes, y no se las debe confundir con las inyecciones de inmunoterapia para la alergia.

¿Cómo funciona la inmunoterapia para alergia (vacunas contra la alergia)?
La inmunoterapia trabaja de manera muy similar a una vacuna. Su cuerpo responde a determinadas cantidades inyectadas de un alérgeno en especial, suministrado en dosis incrementales y, eventualmente, desarrolla resistencia y tolerancia a este. Las vacunas contra la alergia pueden hacer disminuir los síntomas de alergia, lograr que sean mínimos o que desaparezcan.

Generalmente, la inmunoterapia para la alergia tiene dos fases: iniciación y mantenimiento. La fase de iniciación generalmente va desde los tres hasta los seis meses e implica recibir inyecciones con cantidades incrementales de alérgenos. La inyecciones normalmente se aplican una o dos veces por semana, aunque a veces se usan esquemas de iniciación más rápidos.

La fase de mantenimiento comienza cuando se alcanza la dosis más efectiva. La dosis es diferente según la persona, según el nivel de alergia del paciente y su respuesta a la fase de iniciación. Una vez que se llega a la dosis de mantenimiento, los períodos entre las inyecciones son más prolongados, generalmente, de dos a cuatro semanas.

¿Cuándo me sentiré mejor?
Algunas personas pueden experimentar una disminución en los síntomas de alergia durante la fase de iniciación. Para otras personas, la dosis de mantenimiento puede requerir hasta 12 meses. Si no se evidencia una mejoría luego de un año de mantenimiento, su alergista analizará con usted otras posibles opciones de tratamiento.

Si usted no responde a la inmunoterapia para la alergia, puede ser porque no hay suficiente dosis del alérgeno en su vacuna o hay alérgenos faltantes que no fueron identificados durante su examen de alergia. Otras razones podrían ser la existencia de elevados niveles de alérgeno en su entorno o una gran exposición a desencadenantes no alérgicos como el humo de tabaco.

¿Cuánto dura el tratamiento?
Una vez que se alcanza la dosis de mantenimiento, la inmunoterapia para la alergia generalmente se continúa por un período de tres a cinco años. La decisión de interrumpir el tratamiento debe ser discutida en ese momento con su alergista. Es posible que algunas personas experimenten una reducción permanente de los síntomas de alergia. Otras pueden recaer y se podrá considerar una tanda más prolongada de vacunas para la alergia.

¿Qué personas pueden recibir inmunoterapia para la alergia (vacunas contra la alergia)?
La inmunoterapia para la alergia puede ser un buen abordaje de tratamiento para quienes padecen de rinitis alérgica (fiebre de heno), asma alérgica, conjuntivitis (alergia ocular) o alergia a los insectos que pican. Las vacunas de inmunoterapia para la alergia no se recomiendan para las alergias alimentarias.

Antes de decidir empezar con vacunas contra la alergia, usted debería considerar:
• La extensión de la temporada de alergias y la gravedad de sus síntomas
• Si hay medicamentos y/o cambios en su entorno que puedan controlar sus síntomas
• Su deseo de evitar el uso de medicamentos de uso prolongado
• Tiempo: la inmunoterapia de alergia requiere mucho tiempo de compromiso
• Costo: puede variar según su región y la cobertura de seguro

La inmunoterapia para la alergia para niños de cinco años o mayores es efectiva y a menudo bien tolerada. Puede evitar la aparición de nuevas sensibilidades a los alérgenos o la evolución hacia el asma. La inmunoterapia para la alergia no se debe empezar en pacientes embarazadas, pero se puede continuar en pacientes que quedaran embarazadas durante el tratamiento. En el caso de algunos pacientes que padecen de otras afecciones o que toman ciertos medicamentos comunes, las vacunas contra la alergia pueden ser más peligrosas. Es importante que informe a su alergista si toma otros medicamentos.  

¿Cuáles son las reacciones posibles?
Los dos tipos de reacciones adversas que ocurren con las vacunas contra la alergia son locales y sistémicas. Las reacciones locales comunes incluyen leve enrojecimiento e inflamación en el lugar de la inyección, lo que puede ocurrir de inmediato o varias horas después. Una reacción sistémica, que es menos común, afecta todo el cuerpo o un aparato en especial. Por lo general son leves y normalmente responden con rapidez a los medicamentos. Los signos incluyen un aumento en los síntomas de alergia como estornudos, congestión nasal o ronchas.

En contados casos, puede presentarse una reacción sistémica grave llamada anafilaxia. Los síntomas incluyen inflamación de la garganta, sibilancia, sensación de opresión en el pecho, náuseas y mareo. Las reacciones sistémicas más graves se desarrollan dentro de los 30 minutos de la aplicación de la inyección contra la alergia. Es por eso que se recomienda enfáticamente esperar en el consultorio de su médico 30 minutos luego de recibir las inyecciones. Su alergista está entrenado para estar atento a las reacciones, y su personal está entrenado y equipado con los medicamentos adecuados para identificarlas y tratarlas.

¿Quién debería suministrar la inmunoterapia para la alergia (vacunas contra la alergia)?
El mejor lugar para recibir las vacunas es el consultorio de su alergista. Las inyecciones a menudo se pueden aplicar en otros centros cuando el médico y el personal están entrenados para reconocer y tratar las reacciones, y han recibido instrucciones por parte de su alergista.

Consejos para la salud
• La inmunoterapia para la alergia (vacunas de alergia) funciona desarrollando su tolerancia a sustancias que desencadenan sus síntomas de alergia.
• La inmunoterapia para la alergia ha demostrado ser efectiva para tratar rinitis alérgica, conjuntivitis, asma alérgica y alergia a los insectos que pican. Consulte con su alergista si las vacunas serían beneficiosas en su caso.
• La mayoría de las reacciones adversas a la inmunoterapia para la alergia son moderadas, pero dado que pueden producirse reacciones, es más seguro que las vacunas se apliquen en el consultorio del alergista.

Sentirse mejor. Vivir mejor.
El alergista / inmunólogo, usualmente llamado alergista, es un pediatra o internista con al menos dos años adicionales de especialización en el diagnóstico y tratamiento de alergias, asma, deficiencias del sistema inmunológico y otras afecciones del sistema inmunológico.

La visita al consultorio de un alergista puede darnos un diagnóstico exacto, un plan de tratamiento adecuado e información que nos ayudará a controlar la enfermedad y a sentirnos mejor.
 

El servicio “Encuentre un Alergista/Inmunólogo” de la AAAAI es un recurso de confianza para ayudarlo a encontrar un especialista cerca de su hogar.

AAAAI - American Academy of Allergy Asthma & Immunology