Buenos hábitos de limpieza para quienes padecen de alergia y asma - Cleaning Tips for Allergy and Asthma Sufferers

Este artículo ha sido reseñado por Thanai Pongdee, MD, FAAAAI

Estos pasos simples pueden reducir sus riesgos de desarrollar síntomas de alergia y asma cuando limpia:

Cocina
Use un extractor periódicamente para quitar los humos de la cocina y reducir la humedad. Coloque la basura en una lata con tapa a prueba de insectos y vacíe la basura diariamente. Guarde los alimentos —incluso el alimento de las mascotas— en contenedores sellados, y descarte productos mohosos o vencidos. Cada semana, limpie el piso, limpie los armarios, salpicaderos y electrodomésticos. Limpie los armarios y mesadas con detergente y agua, y controle si hay pérdidas en los caños. Seque la humedad que haya dentro del refrigerador para evitar que crezca el moho.

Vacíe y limpie las bandejas colectoras de aceite, y limpie o reemplace los sellos de goma que bordean las puertas que estuvieran mohosos. Lave el escurreplatos, y limpie las placas de luz, teléfono y el interior del cubo de basura. Vacíe y friegue a fondo el interior del refrigerador y los cajones de utensilios en cada estación. Friegue a fondo los exteriores de los armarios y limpie el filtro de la cubierta de la cocina.

Zonas destinadas a la vivienda
Guarde almohadas, colchones y sommiers con cobertores a prueba de ácaros del polvo. Lave las sábanas, fundas y colchas una vez por semana con agua a 130° F. Retire, lave o cubra los edredones. Lave las alfombras semanalmente con una aspiradora con un filtro para partículas pequeñas o filtros HEPA. Lave la zona de alfombras y felpudos, y limpie las superficies de los pisos una vez por semana. Utilice cortinas de algodón o fibra sintética. Lave en cada estación.

Mantenga las ventanas cerradas y use acondicionador de aire durante la temporada de polen. Limpie el moho y la condensación de marcos de ventana y umbrales con una solución de cloro blanqueador (3/4 taza de cloro blanqueador para 1 galón de agua). Siempre use una máscara protectora cuando limpie el moho. Retire todo aquello que pueda juntar polvo, por ejemplo adornos y libros. Guarde juguetes, juegos y animales con relleno en cubos plásticos. Mantenga las mascotas fuera de la habitación. Si baña a los animales dos veces por mes, se pueden reducir los alérgenos.

Los hogares calurosos y húmedos son un caldo de cultivo para los ácaros del polvo y el moho. Mantenga la temperatura a 70°F y la humedad relativa entre 30% y 50%. Limpie o reemplace los filtros para partículas pequeñas en los sistemas de calefacción y enfriamiento central, y en los acondicionadores de aire de los cuartos, al menos una vez por mes. Compre en la ferretería trampas para cucarachas y ratones, o contrate a un fumigador profesional. Para evitar una nueva infestación, selle las grietas y otras entradas.

Baño
Los extractores reducen la humedad mientras se toman baños o duchas. Si es posible, retire las alfombras y utilice pisos de madera o linóleo. Utilice alfombras lavables. Retire los empapelados y coloque azulejos, o pinte las paredes con pintura esmaltada resistente al moho.

Seque la bañera y cérque la con una toalla luego de usar. Frote el moho de la bañera y de los grifos. Limpie o reemplace las cortinas de baño y alfombras que tengan humedad. Repare las pérdidas no bien las detecte.

Sótano
Los sótanos pueden ser un verdadero desafío. No solo pueden ser húmedos y polvorientos, también pueden albergar roedores o moho. Siempre utilice guantes y una máscara cuando limpie un sótano que tenga algunos de estos problemas. Si aspira, vacíe la bolsa afuera, sin sacarse la máscara, y colóquela directamente en una bolsa de basura, átela y póngala en un contenedor de basura de inmediato.

Retire las alfombras que estén mohosas o dañadas por el agua. De ser posible, tenga en su casa pisos de cemento o linóleo. Si eso no es posible, use alfombras de pelo corto y no alfombras de pelo largo, y utilice semanalmente una aspiradora que tenga un filtro para partículas pequeñas o HEPA. Instale un laminado de plástico (barrera de vapor) debajo de las alfombras para evitar filtraciones de humedad.

Controle y repare toda fuente de pérdidas o daño producido por el agua. Un deshumidificador puede reducir la humedad: límpielo una vez por semana. Use un extractor para ventilar la humedad del secador de ropas externo.

Moho
Lave los pisos y las paredes de concreto con una solución de cloro blanqueador y agua (ver arriba). Deje que la solución se asiente durante cinco minutos, luego escurra y seque. Siempre use guantes de goma cuando trabaje con soluciones de cloro o vinagre.

Si una sección de su alfombra tiene moho, limpie la parte posterior de la alfombra con una parte de peróxido de hidrógeno cada cinco partes de agua. De ser posible, quite la alfombra y colóquela en el exterior al sol para que se seque. Si no es posible, sostenga la sección afectada y use un ventilador para secar la zona. Si tiene moho en las paredes del sótano, use una de las soluciones que se detallan a continuación para limpiar, pero también debe retirar la humedad del área. Utilice un deshumidificador o ventiladores para hacer circular el aire, y abra las ventanas si es posible.

Opción 1: Rocíe vinagre puro sobre las paredes. No enjuague: deje secar con el aire.

Opción 2: Mezcle 2 tazas de vinagre, 2 tazas de agua muy caliente, 1/2 taza de sal y 2 tazas de bórax. Aplique la solución sobre la zona y deje que se asiente durante 30 minutos. Aplique la solución nuevamente, frotando con un cepillo de cerdas suaves y enjuague a fondo con agua pura.

AAAAI - American Academy of Allergy Asthma & Immunology