Biofármacos para el tratamiento de asma grave (Biologics for the Management of Severe Asthma)

Biofármacos para el tratamiento de asma grave
Muchos pacientes que padecen de asma la controlan identificando y evitando los desencadenantes, tomando diariamente un medicamento de control –inhalado o por vía oral– y usando un inhalador de alivio rápido cuando aparecen los síntomas. Sin embargo, para algunos pacientes, estos medicamentos no son suficientes para controlar el asma. Recientemente, varios medicamentos nuevos, conocidos en conjunto como “biofármacos”, han sido aprobados para el tratamiento de asma moderada a grave. Los biofármacos son únicos porque actúan sobre un anticuerpo, molécula o célula específicos relacionados con el asma. Por este motivo, se los conoce como terapia de "precisión" o terapia "personalizada".

¿Qué es un biofármaco?
Un biofármaco es un medicamento elaborado con las células de un organismo vivo, como bacterias o ratones, que se modifican para que actúen sobre moléculas específicas en seres humanos. Para el asma, los objetivos son anticuerpos, moléculas inflamatorias o receptores de las células. Actuando sobre estas moléculas, los biofármacos trabajan para afectar las vías que llevan a la inflamación que causa los síntomas de asma. 

¿Cuándo debe tomar un biofármaco?
El biofármaco se utiliza en pacientes que continúan mostrando síntomas a pesar del uso diario de medicamentos estándar de control. Los síntomas de asma mal controlada incluyen tos frecuente, sibilancias o falta de aire; despertarse a la noche con dificultad para respirar; requerir un medicamento de rescate de acción inmediata, como albuterol, varias veces al día o a la semana, y recurrentes hospitalizaciones, visitas a la sala de emergencia o necesidad de esteroides orales para las exacerbaciones. Antes de prescribir un biofármaco, el médico debe asegurarse de que usted está tomando los otros medicamentos de control que le hubieran sido indicados, que evita cualquier potencial desencadenante del asma y que trata cualquier otra afección médica asociada que pudiera estar empeorando el asma.  

¿Cuáles son los beneficios del biofármaco?
El principal beneficio de los biofármacos ha sido una disminución en la frecuencia de las exacerbaciones del asma, incluso visitas a la sala de emergencia, hospitalizaciones y necesidad de esteroides orales. Otros beneficios incluyen una disminución en los síntomas del asma, menos dosis de otros medicamentos de control y menos pérdida de días de escuela y trabajo. Ha quedado demostrado que los biofármacos mejoran la calidad de vida de los pacientes con asma. Se ha demostrado que algunos biofármacos mejoran la función pulmonar de pacientes con asma grave.  

¿Qué biofármacos existen para el asma?
En este momento, hay cinco biofármacos aprobados para el asma –omalizumab, mepolizumab, reslizumab, benralizumab y dupilumab– y varios otros están en etapa de desarrollo. El omalizumab actúa sobre los anticuerpos de la alergia, conocidos como IgE. El mepolizumab, reslizumab y benralizumab actúan sobre las vías que afectan a los eosinófilos, células asociadas con la inflamación alérgica. El dupilumab actúa sobre un receptor para dos moléculas que impulsan la inflamación alérgica. El médico solicitará exámenes, como análisis de sangre o pruebas cutáneas con alérgenos ambientales, para ayudar a decidir qué biofármaco es mejor para su caso. El omalizumab está aprobado para pacientes de tan solo 6 años de edad, mientras que todos los otros biofármacos, excepto reslizumab, están aprobados para pacientes de tan solo 12 años de edad. El reslizumab está aprobado para adultos de 18 años y mayores.

¿Cómo se administran los biofármacos?
A diferencia de otros medicamentos para el asma, la mayoría de los biofármacos actualmente se administran en el consultorio del médico, en forma de una inyección subcutánea o como una infusión intravenosa. En el caso de algunos biofármacos, el médico puede dejarlo en observación en su consultorio entre 30 minutos y dos horas después de la administración. El dupilumab es una inyección subcutánea; a diferencia de los otros biofármacos, puede administrarse en el hogar. La frecuencia de administración de cada uno de estos biofármacos varía: desde cada dos semanas hasta cada ocho semanas.

¿Cuáles son los efectos secundarios de los biofármacos?
En general, los estudios han demostrado que los biofármacos son muy seguros. En el caso de uno de estos medicamentos, el omalizumab, se ha comprobado un riesgo bajo de anafilaxia. En este caso, el médico probablemente le recetará un autoinyector de epinefrina para el caso de una reacción grave. Con mepolizumab, antes de administrar el medicamento, el médico preguntará su riesgo con respecto a ciertos tipos de infecciones parasitarias o si ha sido vacunado contra la varicela. Otros efectos secundarios comunes incluyen dolor en el sitio de la inyección, dolor de cabeza, dolor de garganta y fatiga.

¿Durante cuánto tiempo debo tomar el biofármaco?
No hay recomendaciones sobre cuánto tiempo el paciente debe tomar un biofármaco. Las instrucciones recomiendan probar el medicamento durante al menos cuatro meses para determinar si está ayudando a mejorar el asma. El médico trabajará con usted para decidir cuánto tiempo deberá tomar el biofármaco si el asma está bien controlada.

¿Cuál es el precio de los biofármacos?
En comparación con otros medicamentos para el control del asma, los biofármacos son más caros, superan los miles de dólares por año o más. Considerando el costo, junto a su médico, deben decidir si son los mejores medicamentos para su caso. También debe verificar con su compañía de seguro médico para asegurarse de que están cubiertos antes de comenzar.

Introducción a las terapias biológicas

Este artículo ha sido reseñado por Andrew Moore, MD, FAAAAI

Revisado: 3/22/19

Close-up of pine tree branches in Winter Close-up of pine tree branches in Winter