Asma Grave (Severe Asthma)

Asma Grave¿Qué es el asma?
El asma es una enfermedad crónica de los pulmones que consiste en la inflamación e hiperactividad de las vías respiratorias. El asma, con sus muchos síntomas y cuadros clínicos, puede desencadenarse por la inhalación de alérgenos del ambiente como polen, polvo, caspa animal, moho u otros irritantes Algunos de estos irritantes incluyen contaminantes, perfumes y microbios que pueden provocar reacciones incómodas y a veces mortales. Los síntomas del asma pueden incluir tos crónica y recurrente, sibilancias, dificultad para respirar, opresión o presión en el pecho, tensión de los músculos de cuello y del pecho, respiración rápida (taquipnea) y cambios en la frecuencia cardíaca. Un ataque de asma grave puede requerir hospitalización. En casos muy raros, el asma grave puede ser fatal.
 
¿Quién tiene asma grave y cómo se diagnostica?
Se habla de asma grave cuando una persona con diagnóstico de asma requiere dosis medianas o altas de corticosteroides inhalados junto con otros medicamentos de acción prolongada. También se habla de asma grave cuando no se la puede controlar a pesar del uso adecuado de estos medicamentos. Quienes padecen de asma grave no controlada experimentan síntomas durante la mayor parte del día y todas las noches. Estos pacientes a menudo requieren el uso frecuente de medicamentos inhalados o esteroides orales, incluso esteroides diarios para aliviar sus síntomas de asma. El asma grave puede afectar las actividades diarias y provocar ausencias al trabajo o a clases, y puede afectar directamente la calidad de vida del paciente. Los pacientes con asma grave a menudo muestran una reducción significativa de su función respiratoria cuando son evaluados mediante espirometría o pruebas funcionales respiratorias.
 
¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
Cuando la gravedad de los síntomas del asma es leve o moderada, puede tratarse con medicamentos como inhaladores de esteroides a dosis baja a moderada, una combinación de esteroides orales e inhaladores de acción prolongada. Es importante que todas las personas que padecen de asma, en especial, asma grave, dejen de fumar y estén concientes de cualquier desencadenante, como los alérgenos, que pueden estar contribuyendo a sus síntomas. Quienes padecen asma grave requieren dosis más elevadas de los inhaladores y a menudo requieren medicamentos (anticolinérgicos) que relajan los músculos que rodean las vías respiratorias para facilitar la respiración. El uso prolongado de medicamentos de control inhalados combinado puede no ser suficiente para el tratamiento de quienes padecen de asma grave, y el uso prolongado de esteroides orales trae aparejado el riesgo de un aumento en los efectos secundarios.

En los últimos años, se han aprobado inyecciones para el tratamiento del asma grave, conocidas como "biofármacos". Los biofármacos se administran debajo de la piel (vía subcutánea) o por vía intravenosa en forma quincenal, mensual o bimestral, según el producto. Algunos se deben administrar en el consultorio del médico o centro especializado, mientras que otros se pueden dar en el hogar. Estos medicamentos trabajan dirigiéndose a células específicas o mensajeros químicos del cuerpo que participan en la respuesta inflamatoria, incluso la inmunoglobulina E (IgE), el anticuerpo que puede medirse en el caso de asma alérgica grave, y eosinófilos, células involucradas en respuestas alérgicas o respuestas inmunitarias tipo 2 en asma eosinofílica grave. En los pulmones, estos medicamentos pueden reducir significativamente la hiperactividad de las vías respiratorias y pueden permitir que los pacientes reduzcan o incluso dejen de usar esteroides orales de uso prolongado. También reducen la cantidad de ataques de asma o exacerbaciones durante el tratamiento. Los biofármacos han mostrado un éxito importante en el tratamiento de asma grave y generalmente se administran bajo el control de un especialista

¿Cómo puedo conseguir ayuda?
A la hora de elegir un médico para tratar el asma grave, la mejor opción es ponerse en contacto con un especialista en alergia e inmunología. El alergista / inmunólogo tiene los conocimientos necesarios, la capacitación y las habilidades para diagnosticar y tratar el asma adecuadamente. Con la ayuda de su médico, puede tomar el control de su asma y retomar una vida normal, saludable y activa.  

Asma

Este artículo ha sido reseñado por Andrew Moore, MD, FAAAAI

Revisado: 7/29/19

Close-up of pine tree branches in Winter Close-up of pine tree branches in Winter