Cookie Notice

This site uses cookies. By continuing to browse this site, you are agreeing to our use of cookies. Review our cookies information for more details.

OK

Vacunas para el COVID-19: Preguntas y respuestas (COVID-19 Vaccines: Questions and Answers)

COVID 19 vaccines En una notable hazaña de la ciencia, se han desarrollado, probado y ahora lanzado múltiples posibles vacunas contra la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19, también conocido como el virus SARS-CoV-2) bajo lo que se conoce como una Autorización de Uso de Emergencia (EUA) por parte de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA). Este desarrollo increíblemente importante en la lucha contra el COVID-19 ocurre a menos de 10 meses desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara que el COVID-19 era una pandemia mundial el 11 de marzo de 2020.

Una EUA se da cuando la FDA permite el uso de productos médicos no aprobados o usos no aprobados de productos médicos aprobados en una situación de emergencia de salud pública cuando no existen alternativas adecuadas, aprobadas y disponibles. Tres vacunas han sido autorizadas hasta la fecha. Estas incluyen vacunas a base de ARNm (ARN mensajero, un ácido nucleico que contiene material genético) - una vacuna de Pfizer-BioNTech, a la cual se le otorgó este estado el 11 de diciembre de 2020, para pacientes mayores de 16 años, la cual se administra en dos inyecciones con un intervalo de 3 semanas, y una segunda vacuna de Moderna, el 18 de diciembre de 2020, para pacientes mayores de 18 años, la cual se administra en dos inyecciones con un intervalo de 4 semanas. Una tercera vacuna de Johnson & Johnson es una vacuna vectorial de adenovirus no replicante que contiene ADN viral y se administra como una sola dosis a individuos mayores de 18 años.

Ambas vacunas a base de ARNm hacen que el cuerpo forme una respuesta inmune de manera similar. Una pequeña porción de proteína viral se codifica en el ARNm y se envía al cuerpo con instrucciones sobre cómo producir las proteínas que se encuentran en el virus. Las células producen esta proteína y la exhiben en su superficie. Luego, el sistema inmunitario produce anticuerpos contra esta proteína porque la reconoce como extraña. De esa manera, si el sistema inmunitario encuentra el virus COVID-19 en el futuro, los anticuerpos prefabricados y otras vías inmunes defenderán al cuerpo de la infección. La vacuna basada en el ADN utiliza un vector viral para introducir el material genético en la célula. Una vez más, el cuerpo comienza a reconocer proteína extranjera que se ha producido y presentado en la superficie celular y forma una respuesta inmune.

Es comprensible que surjan muchas preguntas en torno al lanzamiento de estas vacunas.

Bajo una EUA, ¿aún se consideran seguras estas vacunas?
Aunque la FDA ha autorizado el lanzamiento de estas vacunas mediante una EUA, aun así se consideran seguras. Se necesitan las mismas pruebas rigurosas de fase 3 para demostrar que cumplen con los estándares de eficacia y seguridad en los pacientes, como ocurre con otras vacunas aprobadas.

Los estudios de los tres vacunas han demostrado una eficacia de 66% en la vacuna de dosis únicas a superior al 90 % en las vacunas de dosis múltiplesen una población diversa de más de 110,000 participantes. Estos ensayos fueron controlados con placebo, lo cual significa que algunos pacientes recibieron la vacuna activa, mientras que otros recibieron el placebo. Se demostró claramente que los pacientes que recibieron la vacuna activa tenían muchas menos probabilidades de infectarse de COVID-19. Los pocos pacientes que sí se infectaron tenían muchas menos probabilidades de contraer una infección grave o a ser hospitalizados.

Los efectos secundarios de las vacunas incluyeron dolor y enrojecimiento en el sitio de la inyección en el brazo y, a veces, síntomas sistémicos como fiebre, escalofríos, fatiga o dolor de cabeza, que pueden durar algunos días.

¿Las vacunas contienen virus vivo?
Las vacunas no contienen ningún virus vivo, por lo que no se puede contraer COVID-19 debido a la vacuna. Y aunque las vacunas usen el novedoso concepto de ARNm o de ADN para que nuestras células produzcan la ‘proteína con forma de pico’, este material genético no ingresa al núcleo de las células y no se incorpora a nuestros propios genes. Después de producir la proteína, el material genético se destruye.

Sé o creo que ya tuve COVID-19. ¿Debería recibir la vacuna de todos modos?
Las personas que ya han tenido COVID-19 o sospechan que pueden haberse infectado deberían recibir la vacuna de todos modos. Se desconoce cuánto dura la inmunidad de la infección natural, por lo que la vacuna debería ayudar a reducir aún más el riesgo de reinfección. Se recomienda que las personas terminen su aislamiento antes de recibir la vacuna.

También sabemos que las personas que han tenido COVID-19 tienen un riesgo muy bajo de reinfección en los primeros 90 días después de la infección, por lo que si una persona ha tenido COVID-19 en los últimos 90 días, es posible que desee esperar hasta que hayan más vacunas disponibles.

Tengo una inmunodeficiencia. ¿Puedo recibir la vacuna de todos modos?
Las vacunas actuales de ARNm no contienen virus vivos, por lo que no hay riesgo de infección. Si usted tiene una inmunodeficiencia primaria o secundaria, o está tomando medicamentos para inhibir el sistema inmunológico, es posible que simplemente no funcionen correctamente.
La vacuna única contra el ADN se administra en forma de vector de adenovirus no replicante. Una vez más, no hay ningún virus COVID vivo en esta vacuna.

Usted debe hablar con su médico tratante acerca de la recepción de cualquiera de estas vacunas para ver cuál de las vacunas puede ser más apropiada.

Tengo alergias. ¿Puedo recibir la vacuna de todos modos?
Ha habido varios casos en los medios de pacientes que tuvieron reacciones alérgicas a la vacuna de Pfizer-BioNTech y Moderna. Las reacciones alérgicas graves son posibles con cualquier vacuna, pero son muy poco comunes.

Todavía no está claro qué causó la reacción alérgica en estos casos. Un ingrediente adicional de esta vacuna es un compuesto conocido como polietilenglicol. Este material tiene múltiples usos en la industria médica. Más comúnmente, se usa como laxante. Aquellos pacientes que saben que son alérgicos al polietilenglicol NO deben recibir la vacuna.

No se cree que aquellos pacientes con alergias a alimentos, látex, picaduras de insectos o alérgenos inhalantes tengan un mayor riesgo de alergia a esta vacuna.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ya tienen varias recomendaciones con respecto a la administración y el manejo de reacciones alérgicas a la vacuna de Pfizer-BioNTech. Estas incluyen lo siguiente:
•    Aquellos con antecedentes de reacción alérgica grave (por ejemplo, anafilaxia) a un medicamento inyectable u otra vacuna deben tener precaución al recibir la vacuna y quedar en observación durante un período de 30 minutos.
•    Aquellos con antecedentes de reacción alérgica grave a cualquier componente de la vacuna de COVID-19 de Pfizer-BioNTech (incluido el polietilenglicol) no deben vacunarse con la vacuna de COVID-19 de Pfizer-BioNTech.
•    En todos los casos, la vacuna debe administrarse en un entorno sanitario donde se puedan tratar alergias graves (por ejemplo, la anafilaxia). La epinefrina es el tratamiento de primera línea para la anafilaxia y debe estar fácilmente disponible.
Si usted tiene alguna inquietud respecto de su propio riesgo de sufrir una reacción alérgica a las vacunas de COVID-19, hable con su alergista.

Preguntas adicionales
Todavía existen muchas preguntas relacionadas con las vacunas contra el COVID-19. Todavía no está claro cuánto tiempo durará la inmunidad de estas vacunas contra el COVID-19, y tampoco está claro por el momento si las vacunas previenen la transmisión de la enfermedad. Por estas razones, todavía se recomienda que las personas sigan usando mascarillas y manteniendo la distancia física aun cuando ya estén vacunadas.

Tampoco hay datos de seguridad en mujeres embarazadas o en período de lactancia. El Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP, por sus siglas en inglés) de los CDC y el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés) recomiendan que no se debe negar la vacunación utilizando las vacunas a base de ARNM a mujeres embarazadas o en período de lactancia, pero se les debe informar que no hay suficientes datos de seguridad disponibles por el momento. Debe hablar con su médico sobre los riesgos y los beneficios de la vacunación en estos casos. Además, comuníquese con MotherToBaby, un socio de investigación de la AAAAI, para obtener más información sobre la vacuna en mujeres embarazadas y en período de lactancia en mothertobaby.org.

No ha habido recomendaciones hasta la fecha con respecto a la vacuna más reciente de Johnson & Johnson en mujeres lactantes o embarazadas.

Existen también muchas más posibles vacunas en el horizonte, y con mecanismos de acción muy diferentes a las tres vacunas autorizadas actualmente. Cada una tendrá sus propias recomendaciones y datos de seguridad. Sin embargo, es de esperar que, a medida que más integrantes de la población reciban la vacuna, comenzando por nuestros trabajadores de primera línea y los residentes de cuidados de larga duración, la cantidad de infecciones en la población comience a disminuir y se salven muchas vidas.
 

VACUNAS CONTRA EL COVID-19: RESUMEN

Han recibido la autorización tres vacunas que evitan que las personas continúen enfermándose con el virus COVID-19. Se trata de una vacuna de Pfizer-BioNTech para pacientes mayores de 16 años, y de una segunda vacuna, de Moderna, para pacientes mayores de 18 años. Ambas vacunas se aplican en dos dosis, entre las que se espera de 3 a 4 semanas. Recientemente se ha lanzado una tercera vacuna, de Johnson & Johnson. Esto se administra como una sola dosis en personas de 18 años o más.

¿Son seguras estas vacunas?
Todas de estas vacunas son seguras y funcionan muy bien. Ha quedado demostrado que los pacientes que habían recibido las vacunas tuvieron mucha menos probabilidad de contagiarse del virus COVID-19. La pequeña cantidad de pacientes que se contagiaron tuvieron muchísima menos probabilidad de desarrollar una enfermedad grave.

Los efectos colaterales de las vacunas incluyeron dolor y enrojecimiento en el lugar de aplicación de la vacuna en el brazo, y, en algunos casos, síntomas como fiebre, escalofríos, cansancio o dolor de cabeza que puede durar unos días.

¿Contienen estas vacunas el virus vivo?
Las vacunas no contienen ningún virus vivo por lo que no lo contagiarán de COVID-19. Tampoco provocan cambio alguno en nuestros propios genes.

Sé que tengo o creo haber tenido COVID-19. ¿Debo recibir la vacuna, de todos modos?
Quienes saben que tienen o creen haber tenido COVID-19 deben, igualmente, recibir la vacuna. Estas vacunas ayudarán a reducir el riesgo de volver a enfermarse. Si está cursando la enfermedad de COVID-19, debe esperar a sentirse mejor antes de aplicarse la vacuna.

Tengo alergias. ¿Puedo, de todos modos, recibir la vacuna?
Los medios han informado casos de pacientes que presentaron reacciones alérgicas a estas vacunas. Las reacciones alérgicas graves a cualquier vacuna son posibles, pero son muy raras. NO se deben aplicar las vacunas a aquellos pacientes que sean alérgicos a un producto llamado polietilenglicol o a cualquier otro componente de las vacunas.

Los pacientes alérgicos a alimentos, látex, picaduras de insectos o alérgenos ambientales no tienen un riesgo más elevado de presentar una reacción alérgica.

Si tiene dudas sobre su riesgo de tener una reacción alérgica provocada por las vacunas contra el COVID-19, padece alguna enfermedad (por ejemplo, alguna inmunodeficiencia) o si está embarazada o amamantando, consulte con su alergista o con su clínico para determinar si es seguro que reciba las vacunas.


 Este artículo ha sido reseñado por Andrew Moore, MD, FAAAAI

Revisado: 3/2/21

Close-up of pine tree branches in Winter Close-up of pine tree branches in Winter