Vacunas contra la alergia (inmunoterapia) - Allergy Shots (Immunotherapy)

Este artículo ha sido reseñado por Thanai Pongdee, MD, FAAAAI

La inmunoterapia de alérgenos, también conocida como vacuna contra la alergia, es una forma de tratamiento prolongado que disminuye los síntomas de muchas personas que padecen de rinitis alérgica, asma alérgica, conjuntivitis (alergia ocular) o alergia a los insectos que pican.

Las vacunas contra la alergia disminuyen la sensibilidad a los alérgenos y a menudo dan como resultado un alivio duradero para los síntomas de alergia, incluso una vez terminado el tratamiento. Esto lo convierte en un tratamiento beneficioso y costo/efectivo para muchas personas.

¿Quiénes pueden beneficiarse con las vacunas contra la alergia?
Tanto los adultos como los niños pueden recibir vacunas contra la alergia, si bien normalmente no son recomendables para menores de cinco años. Ello debido a las dificultades que los niños más pequeños pueden tener para cooperar con el programa y expresar cualquier síntoma adverso que puedan experimentar. Cuando se consideran las vacunas contra la alergia para una persona mayor, se deben tener en cuenta ciertas afecciones como la enfermedad cardíaca, y se deben discutir primero con el alergista/inmunólogo.

Para decidir sobre las vacunas contra la alergia, usted y su alergista/inmunólogo deben analizar:
•    Extensión de la temporada de alergia y gravedad de sus síntomas
•    Cuánto están ayudando a sus síntomas de alergia los medicamentos y/o los controles ambientales
•    Su deseo de evitar el uso prolongado del medicamento
•    Tiempo disponible para el tratamiento (las vacunas contra la alergia requieren un compromiso importante)
•    El costo que puede variar según la región y cobertura del seguro

Las vacunas contra la alergia no se utilizan para tratar alergias alimentarias. La mejor opción para quienes tienen alergias alimentarias es evitar estrictamente la comida a la que son alérgicos.

¿Cómo trabajan las vacunas contra la alergia?
Las inyecciones contra la alergia actúan como una vacuna. El cuerpo responde a las cantidades inyectadas de un alérgeno en particular, suministrado en dosis gradualmente mayores, desarrollando inmunidad o tolerancia al alérgeno.

Hay dos fases:
•    Etapa de iniciación. Se reciben inyecciones con cantidades de alérgenos que van en aumento, entre una y dos veces por semana. La extensión de esta fase depende de la frecuencia con que se reciben las inyecciones, pero generalmente varía de tres a seis meses.
•    Fase de mantenimiento. Comienza una vez que se ha alcanzado la dosis efectiva. La dosis efectiva de mantenimiento depende de su nivel de sensibilidad a los alérgenos y su respuesta a la fase de iniciación. Durante la fase de mantenimiento, habrá períodos más largos de tiempo entre los tratamientos, que van de dos a cuatro semanas. El alergista/inmunólogo decidirá qué rango es mejor para usted.

Usted podrá observar una disminución en los síntomas durante la fase de iniciación, pero puede llevar hasta 12 meses de la dosis de mantenimiento para que se observe una mejoría. Si la inmunoterapia es exitosa, el tratamiento de mantenimiento se continúa generalmente durante tres a cinco años. Cualquier decisión de suspender el tratamiento contra la alergia debe ser conversada con el alergista/inmunólogo.

¿Qué tan efectivas son las vacunas contra la alergia?
Se ha comprobado que las vacunas contra la alergia disminuyen los síntomas de muchas alergias. Pueden prevenir el desarrollo de nuevas alergias y, en los niños, pueden evitar el avance de afecciones alérgicas, desde rinitis alérgica hasta asma. La efectividad de las vacunas contra la alergia parece estar relacionada con la duración del tratamiento y con la dosis del alérgeno. Algunas personas experimentan un alivio duradero de los síntomas de la alergia, mientras que otras pueden tener una recaída luego de discontinuar las vacunas contra la alergia. Si no ha observado una mejoría luego de un año de terapia de mantenimiento, el alergista/inmunólogo analizará con usted opciones de tratamiento.

La no respuesta a las vacunas contra la alergia puede deberse a varios factores:
•    Dosis inadecuada de alérgeno en la vacuna contra la alergia
•    Alérgenos faltantes no identificados durante la evaluación de la alergia
•    Niveles elevados de alérgenos en el ambiente
•    Importante exposición a desencadenantes no alérgicos, por ejemplo, humo de tabaco

¿En qué lugar se deben administrar las vacunas contra la alergia?
Este tipo de tratamiento debe ser supervisado por un médico especializado, en instalaciones equipadas con personal y equipo adecuados para identificar y tratar las reacciones adversas a las inyecciones antialérgicas. Idealmente, la inmunoterapia debe administrarse en el consultorio del alergista/inmunólogo. De no ser posible, el alergista/inmunólogo debe brindar al médico a cargo instrucciones completas sobre sus tratamientos con vacunas contra la alergia.

¿Existen riesgos?
Una reacción típica es el enrojecimiento e hinchazón en la zona de la inyección. Eso puede suceder inmediatamente o varias horas luego del tratamiento. En algunos casos, los síntomas pueden incluir un aumento en los síntomas alérgicos como estornudos, congestión nasal o ronchas.

Son raras las reacciones graves a las vacunas contra la alergia. Cuando se producen, requieren inmediata atención médica. Los síntomas de una reacción anafiláctica pueden incluir inflamación de la garganta, sibilancias u opresión en el pecho, náuseas y mareos. Las reacciones más graves se desarrollan dentro de los 30 minutos de la aplicación de la inyección contra la alergia. Es por eso que se le recomienda que espere en el consultorio del médico por lo menos durante 30 minutos luego de recibir las vacunas contra la alergia.

AAAAI - American Academy of Allergy Asthma & Immunology