Alfa-gal y la alergia a la carne roja (Alpha-gal and Red Meat Allergy)

Alpha GalInformación general
“Alergia alfa-gal” se refiere a una clase de alergia grave y potencialmente mortal a una molécula de carbohidrato llamada galactosa-alfa-1,3-galactosa que se encuentra en la mayoría de los mamíferos o “carne roja”. A diferencia de otras alergias alimentarias que generalmente se presentan minutos luego de la ingestión, los síntomas del consumo de carnes rojas, como cerdo, cordero o carne de res pueden demorar y aparecer entre 3 y 8 horas luego de la ingestión. La mayoría de las alergias alimentarias apuntan a una molécula proteica, pero alfa-gal es inusual porque es un carbohidrato, y una demora en su absorción puede explicar la demora en los síntomas.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia alfa-gal?
Al igual que con otras alergias, los signos o síntomas de alergia alfa-gal pueden incluir:

  • Ronchas y picazón
  • Inflamación de los labios, rostro o párpados
  • Falta de aire, tos, sibilancia
  • Dolor abdominal, náuseas, diarrea o vómitos

La reacción más grave, la anafilaxia, puede presentarse como una combinación de varios de esos síntomas, puede incluir presión sanguínea baja; y es potencialmente fatal.

Dado que estos síntomas se demoran, podría ocurrir que lo despertaran en medio de la noche luego de la cena.

¿Cómo se diagnostica la alergia alfa-gal?
El diagnóstico de esta alergia comienza cuando su alergista realiza una adecuada historia clínica y examen físico. Debido a que la aparición por lo general se demora bastante, puede resultar difícil asociar los síntomas con el hecho de haber consumido carne roja muchas horas antes. Los desencadenantes pueden incluir cualquier tipo de carne roja incluso carne de res, cerdo, cordero o incluso carne de caballo. Puede producirse luego de comer hotdogs y hamburguesas. En casos muy raros, la reacción puede extenderse a la leche o a productos lácteos y gelatina.

Su alergista podrá recomendar la evaluación que incluye pruebas cutáneas a las proteínas animales relevantes y análisis de sangre que midan los niveles de un anticuerpo específico, la inmunoglobulina E (IgE), frente a carne de mamíferos. Un análisis de sangre de investigación, IgE contra alfa-gal, también puede ayudar en el diagnóstico.

¿Cómo se trata la alergia alfa-gal?
Los síntomas inmediatos como ronchas o falta de aire se tratan del mismo modo que cualquier otra alergia alimentaria: en un entorno de atención de urgencia con antihistamínicos, epinefrina y otros medicamentos. La prevención prolongada implica que los pacientes sensibilizados deben evitar toda carne roja. Se le podrá recomendar que lleve consigo un autoinyector de epinefrina que usará en caso de posteriores exposiciones o reacciones accidentales. Estas medidas no necesariamente significan pasarse a una dieta totalmente vegetariana, dado que sí es posible consumir pescado y aves sin que se produzcan reacciones similares. Al igual que con otras alergias alimentarias, existe la posibilidad de que, con el correr del tiempo, disminuya la sensibilidad, si bien estos cambios pueden requerir muchos años para que sean notorios.

¿De qué manera una persona se vuelve alérgica al alfa-gal?
Alfa-gal es una molécula presente en la saliva de la garrapata de la estrella solitaria y otros artrópodos, que normalmente se alimentan con sangre de mamíferos. Quienes han sido mordidos por la garrapata, en especial, quienes han sido mordidos repetidas veces, corren el riesgo de ser sensibilizados y producir IgE necesaria para luego provocar reacciones alérgicas. Es interesante destacar que las reacciones alérgicas pueden producirse a la carne roja, a posteriores mordidas de garrapata e incluso a medicamentos que contengan alfa-gal. Cetuximab es un medicamento oncológico que contiene alfa-gal, y las personas que han tenido reacciones alérgicas a este medicamento (por lo general, se trata de reacciones inmediatas porque se administra por vía intravenosa) tienen mayor riesgo de alergia a la carne roja y son mayores las probabilidades de que hayan sido mordidas por garrapatas en algún momento en el pasado. Como podría esperarse, la incidencia de mordeduras de garrapata es mucho mayor en el sur y en el este de EE. UU., hábitat tradicional de la garrapata. Sin embargo, son ahora cada vez más los casos informados en los estados del norte y del oeste. Es un fenómeno que se ha observado en todo el mundo: diferentes garrapatas son responsables de casos similares de alergia a la carne roja en muchos otros países como Suecia, Sudáfrica y Australia.

El descubrimiento de este peculiar tipo de alergia ha permitido a los investigadores relacionar las picaduras de garrapatas con muchos casos de anafilaxia que previamente habían sido clasificadas como 'idiopáticas', o de causa desconocida. Además, si bien originalmente se pensaba que la garrapata de la estrella solitaria debía alimentarse de sangre de mamíferos para la molécula alfa-gal, investigaciones más recientes han demostrado que puede transportar esta molécula y ser capaz de sensibilizar a los seres humanos independientemente.

¿Cómo prevenir la alergia alfa-gal?
Dado que este tipo de alergia es predominantemente debida a la garrapata, es más probable que esté en riesgo si va a menudo a zonas al aire libre en áreas boscosas a practicar senderismo, a pescar o a cazar. La estrategia clave es evitar las picaduras de garrapatas. Esto puede incluir usar camisas de manga larga o pantalones largos, utilizar los adecuados repelentes para insectos y controlar si hay garrapatas luego de pasar tiempo al aire libre. Cualquier garrapata observada debe quitarse cuidadosamente limpiando la zona con alcohol rectificado, luego se deben utilizar pinzas para sacarla, estirando de la cabeza de la garrapata cuidadosamente y presionando con firmeza. Limpie sus manos y la zona afectada una vez más y asegúrese de no aplastar la garrapata entre los dedos.

Este artículo ha sido reseñado por Andrew Moore, MD, FAAAAI

Revisado: 4/25/19

Close-up of pine tree branches in Winter Close-up of pine tree branches in Winter