¿Qué es la alergia al lupino? (What is a Lupin Allergy?)

Lupin Allergy¿Qué es el lupino?
El lupino o altramuz es una legumbre que se consume y utiliza con más frecuencia en el Mediterráneo, en particular en forma de harina de lupino. La alergia al lupino es una alergia alimentaria emergente, con tasas de prevalencia variables en diferentes regiones geográficas: Es más prevalente en los países del Mediterráneo y en Australia y menos en América del Norte y Europa del Norte [1].

¿Cuáles son los síntomas de la alergia al lupino?
Las reacciones alérgicas al lupino provocan síntomas similares a los de otros alérgenos alimenticios y pueden incluir ronchas; picazón en la boca; inflamación del rostro, la lengua o la garganta; dolor abdominal; náuseas; vómitos; secreción de los ojos o de la nariz; problemas para respirar; tos; sibilancia y síntomas cardiovasculares, como presión baja [2]. En la literatura se han informado casos de anafilaxia tras la ingesta de productos comerciales que contienen lupino "escondido", y también se ha descubierto que la ingesta o inhalación de lupino puede disparar síntomas de asma [3]. Tener asma, en particular si no está bien controlado, es un conocido factor de riesgo de reacciones alérgicas graves, como ocurre con otros alérgenos alimenticios comunes. Por eso los pacientes con asma preexistente deben tener bien controlada la enfermedad y tomar la medicación como corresponde. En los pacientes alérgicos al lupino, el contacto con flores del lupino en el jardín puede causar una reacción cutánea de contacto.

¿Hay alguna relación entre la alergia al maní y la alergia al lupino?
La alergia al lupino puede presentarse tanto en pacientes alérgicos al maní como en pacientes que no tengan dicha alergia. Debido a que el lupino y el maní son legumbres, se sabe que hay reactividad cruzada. Según se informó, la reactividad cruzada, investigada usando tasas de pruebas cutáneas con punción, alcanza el 44%; las tasas de reactividad clínica son más bajas pero hay una gran variación entre estudios y diferentes poblaciones de pacientes (5-37%) [1][4][5][6]. Las proteínas alergénicas específicas que según se determinó tienen estructuras similares y son responsables de la reactividad cruzada incluyen la conglutina b-del lupino y la Ara h3 del maní; la conglutina b-del lupino y la Arah 1 del maní y la proteína PR-10 del lupino y la Arah 8 del maní [1].

Diagnóstico
Al igual que con cualquier alergia a los alimentos, la evaluación y el diagnóstico de la alergia al lupino debe comenzar con una historia clínica detallada de una posible reacción alérgica mediada por la IgE, que determinaría si es necesario que un alergista realice una prueba cutánea con punción específica para el lupino. También se puede realizar un análisis de IgE en suero específico para el lupino [2]. Los resultados de la prueba cutánea con punción y el análisis de sangre no predicen la gravedad de la reacción al lupino en caso de ingesta. En algunos casos, se puede realizar una prueba de provocación, que consiste en la alimentación supervisada de cantidades gradualmente mayores de alimentos que contienen lupino, en el consultorio del alergista para determinar si un paciente puede comer y tolerar el lupino. Si se determina que hay una alergia al lupino, debe eliminarse totalmente de la dieta.

Control
La educación para ayudar a evitar los alérgenos es el primer paso en el control de la alergia al lupino. Las personas afectadas deben leer todas las etiquetas de los alimentos antes de comer y estar conscientes de las prácticas de seguridad para evitar la contaminación cruzada. Se debe enseñar a los pacientes a identificar los signos y síntomas de una reacción alérgica y cómo tratarla. Se debe proporcionar un plan de acción de emergencia donde se indique cómo tratar una reacción según los síntomas y qué medicamentos los pacientes deben llevar consigo en todo momento por si tienen una reacción [2][7]. La anafilaxia es una reacción potencialmente mortal y debe tratarse de inmediato con epinefrina autoinyectable; después de usar la epinefrina, se debe llamar al 911 ya que puede ser necesario monitorizar y tratar al paciente [7].

¿Qué productos pueden contener lupino?
Los lupinos pueden comerse enteros, hervidos o secos y son un bocadillo común en países de Europa y Asia, aunque también pueden encontrarse en América [8]. Los lupinos pueden molerse para obtener harina o salvado y usarse para agregar fibra, textura y proteínas en la fabricación de alimentos [8][9] [10]. El lupino no contiene gluten y puede encontrarse en productos sin gluten como substituto del trigo. Las bebidas también pueden contener lupino como alternativa a la leche o soja [9][10].

El lupino puede encontrarse en productos como pasta, cremas para untar de chocolate, salchichas vegetarianas, salsas, guisados, anillos de cebolla horneados, ensaladas, humus para untar de lupino, helados, antipasto, pan, bollos, galletas y productos de panadería (por ejemplo, bizcochos, pasteles). También puede usarse como sustituto de la soja en distintos productos [11][12][13]. Los platos con carne y pescado también pueden tener lupino. La harina de lupino también puede mezclarse con otras harinas [8]. El lupino puede ser un ingrediente visible en un producto o puede estar escondido o no declarado en la etiqueta de ingredientes [8][9].

Lectura de etiquetas de ingredientes: Conozca las leyes del país
Cuando viaje a otro país, no olvide informarse sobre sus leyes sobre el etiquetado de alérgenos alimenticios ya que difieren de un país a otro. Por ejemplo, las normas sobre etiquetado de alérgenos alimenticios de la Unión Europea (UE) exigen que los alimentos envasados que se venden en la UE describan con claridad si contienen alguno de los 14 alérgenos en la lista de menciones obligatorias, que incluye el lupino [14][15]. La información obligatoria sobre alérgenos, incluido el lupino, también se exige para alimentos no envasados, como alimentos sueltos que se venden en restaurantes o supermercados en la UE [14][15]. En los Estados Unidos, las leyes sobre el etiquetado de ingredientes hacen referencia a 8 alérgenos alimenticios principales, que no incluyen el lupino [16]. Aun así, las personas alérgicas al lupino deben leer las etiquetas de ingredientes para ver si incluyen lupino. Si tiene alguna pregunta sobre el contenido de las etiquetas, llame al fabricante del alimento.

Alergias alimentarias (Food Allergy)

REFERENCIAS:
[1] M. L. Sanz, M. D. De Las Marinas, J. Fernández y P. M. Gamboa, “Lupin allergy: A hidden killer in the home,” Clin. Exp. Allergy, volumen 40, número 10, páginas 1461–1466, 2010.
[2] J. a Boyce y otros autores, Guidelines for the diagnosis and management of food allergy in the United States: report of the NIAID-sponsored expert panel., volumen 126, número 6 Supl. Elsevier Ltd, 2010.
[3] A. Prieto, E. Razzak, D. P. Lindo, A. Álvarez-Perea, M. Rueda y M. L. Baeza, “Recurrent anaphylaxis due to lupin flour: Primary sensitization through inhalation,” J. Investig. Allergol. Clin. Immunol., volumen 20, número 1, páginas 76–79, 2010.
[4] D. A. Moneret-Vautrin, L. Guérin, G. Kanny, J. Flabbee, S. Frémont y M. Morisset, “Cross-allergenicity of peanut and lupine: the risk of lupine allergy in patients allergic to peanuts.,” J. Allergy Clin. Immunol., volumen 104, número 4, parte 1, páginas 883–8, 1999.
[5] M. Mennini, L. Dahdah, O. Mazzina y A. Fiocchi, “Lupin and Other Potentially Cross-Reactive Allergens in Peanut Allergy,” Curr. Allergy Asthma Rep., volumen 16, número 12, 2016.
[6] N. W. De Jong, M. S. Van Maaren, B. J. Vlieg-Boersta, A. E. J. Dubois, H. De Groot y R. Gerth Van Wijk, “Sensitization to lupine flour: Is it clinically relevant?,” Clin. Exp. Allergy, volumen 40, número 10, páginas 1571–1577, 2010.
[7] P. Lieberman y otros autores, “Anaphylaxis-a practice parameter update 2015,” Ann. Allergy, Asthma Immunol., volumen 115, páginas 341–384, 2015.
[8] U. Jappe y S. Vieths, “Lupine, a source of new as well as hidden food allergens,” Mol. Nutr. Food Res., volumen 54, número 1, páginas 113–126, 2010.
[9] W. B. Smith, D. Gillis y F. E. Kette, “Lupin: a new hidden food allergen.,” Med. J. Aust., volumen 181, número 4, páginas 219–220, agosto de 2004.
[10] C. B. J. Villarino, V. Jayasena, R. Coorey, S. Chakrabarti-Bell y S. K. Johnson, “Nutritional, Health, and Technological Functionality of Lupin Flour Addition to Bread and Other Baked Products: Benefits and Challenges,” Crit. Rev. Food Sci. Nutr., volumen 56, número 5, páginas 835–857, abril de 2016.
[11] Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (2014). Preguntas frecuentes sobre el lupino y el potencial alergénico.
Extraído de https://www.fda.gov/food/ingredientspackaginglabeling/foodadditivesingredients/ucm410111.htm.
[12] Departamento de Agricultura de Estados Unidos. (s.f.). Lupino. Extraído de https://www.gipsa.usda.gov/fgis/commgallery/b_lupin.aspx.
[13] Universidad de Manchester. (2006). InformAll: Información sobre alergias alimentarias. Información sobre la alergia al lupino (Lupinus Albus). Extraído de http://research.bmh.manchester.ac.uk/informall/allergenic-food/?FoodId=32.
[14] Comisión Europea. (2017). Información alimentaria facilitada al consumidor - legislación. Extraído de https://ec.europa.eu/food/safety/labelling_nutrition/labelling_legislation_en.
[15] Agencia de Normas Alimentarias. (2017). Reglamentos de la UE sobre la información alimentaria facilitada al consumidor acerca del etiquetado de alimentos. Extraído de https://www.food.gov.uk/science/allergy-intolerance/label/labelling-changes.
[16] Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos. (2016). Ley sobre el Etiquetado de Alérgenos Alimentarios y Protección al Consumidor, 2004. Extraído de: https://www.fda.gov/Food/GuidanceRegulation/GuidanceDocumentsRegulatoryInformation/Allergens/ucm106181.htm.

Este artículo ha sido reseñado por Thanai Pongdee, MD, FAAAAI

Close-up of pine tree branches in Winter Close-up of pine tree branches in Winter