Etiquetas de los alimentos: ¡Lea antes de comer! (Food Labels: Read It Before You Eat It!)

Para quienes padecen alergias alimentarias, evitar los alimentos alérgenos es una parte fundamental de la prevención de las reacciones alérgicas. Es necesario comprender cómo se debe leer la etiqueta de un alimento para evitar, de manera efectiva, alimentos a los que uno puede ser alérgico.

La lectura de la etiqueta de un alimento con el fin de detectar alérgenos es diferente de las lecturas a las que usted seguramente está acostumbrado. Es más que simplemente ver las cantidades de carbohidratos, proteínas, sal y calorías. Por el contrario, para las alergias alimentarias, la lista de ingredientes y cualquier etiqueta de advertencia son lo más importante. Sin embargo, los alimentos envasados y procesados contienen a menudo muchos ingredientes y a veces no están etiquetados de una manera clara. Esto puede dificultar la lectura de las etiquetas de alimentos, y puede ser difícil saber cómo un ingrediente en particular se relaciona con su alergia.  

Estos son algunos consejos e información que debe tener en cuenta al leer las etiquetas de alimentos para determinar la existencia de alérgenos.

Lea la etiqueta siempre. No importa cuán rutinario o tedioso sea, es importante que las personas, los padres y los cuidadores lean siempre todas las etiquetas de los alimentos, incluso si se trata de un alimento que se consume con frecuencia. Por diversas razones, los fabricantes de alimentos a menudo cambian los ingredientes de sus productos sin modificar el envase. Un ejemplo común son las barras de chocolate que pueden llevar la etiqueta "no contiene maní" la mayor parte del año, mientras que la versión para Halloween puede estar etiquetada: "puede contener maní". Incluso cuando se come fuera de casa, es aconsejable controlar las etiquetas.

¿Dónde debo buscar primero? Para una persona con alergias alimentarias, leer una lista de ingredientes puede ser como buscar una aguja en un pajar, muchos ingredientes detallados están allí por razones irrelevantes para usted. Algunos alérgenos comunes aparecen con nombres técnicos en lugar de sus nombres cotidianos. Por ejemplo, el caseinato de sodio puede utilizarse para indicar que un producto contiene una proteína de la leche llamada caseína.

Por lo tanto, al leer la etiqueta de un alimento, comience con la sección "contiene". Esta sección se recomienda con la orientación específica de la Ley sobre el Etiquetado de Alérgenos Alimentarios y Protección al Consumidor (Food Allergen Labeling Consumer Protection Act, FALCPA) del año 2004, para identificar en lenguaje sencillo los alimentos más comunes a los que son alérgicos los estadounidenses. Por ejemplo, la etiqueta "contiene" debe decir "contiene leche" o la lista de ingredientes debería decir "caseinato de sodio (leche)" en lugar de simplemente "caseinato de sodio".

Para las personas con enfermedad celíaca o con sensibilidad al gluten, el etiquetado puede ser incongruente. Si bien en virtud de la ley FALCPA el trigo debe tener etiqueta por ser una de las grandes ocho fuentes alergénicas, otras fuentes de gluten (cebada y centeno) no lo son. Por lo tanto, es mejor buscar "productos sin gluten" si el consumidor padece la enfermedad celíaca.

Spanish Food Label
 
¿Cuáles son las principales fuentes de alérgenos que deben etiquetarse? Actualmente, la FALCPA indica que las fuentes de alimentos comúnmente alergénicos deben declararse en inglés sencillo (por ejemplo: leche, maní, etc.) en las etiquetas del producto. Existen tres opciones. Se puede informar en la sección "contiene", por ejemplo: contiene leche y maní. La fuente de los ingredientes puede ser detallada en la sección ingredientes, por ejemplo: harina de trigo o suero de leche (pero no harina o caseinato). La fuente de este ingrediente puede ser detallada entre paréntesis, por ejemplo, caseinato (leche) o sabor natural (maní).

1.    Leche (de vaca). Sin embargo, una persona alérgica a la leche de vaca probablemente reaccionará a la leche de oveja, de cabra y quizás de camello.
2.    Huevos (de gallina). Sin embargo, una persona alérgica a los huevos de gallina probablemente también reaccionará a los huevos de otras aves.
3.    Pescado (peces de aleta incluso róbalo, lenguado, trucha, bacalao, salmón, tiburón y raya)
4.    Crustáceos (camarón, langosta, cangrejo)
5.    Frutos secos (por ejemplo: almendras, anacardos, pistachos, pecanas, nueces, avellanas, pero la FDA también requiere la identificación específica de frutos secos que comúnmente son menos alergénicos, como el coco, la nuez de karité y los piñones)
6.    Maní (también llamado cacahuate)
7.    Trigo (cualquier tipo, incluso escanda y kamut)
8.    Poroto de soja (soja)

Los ingredientes de los ocho alérgenos más comunes deben etiquetarse con nombres en inglés claramente conocidos de la fuente alimenticia, como se describe arriba.

La sección "contiene" es "voluntaria", pero si se usa, debe incluir TODOS los ingredientes alergénicos de la lista de ocho fuentes alergénicas como se describe en el punto 14 de la directriz de 2006.

¿Hay excepciones al etiquetado de la FALCPA? También es importante tener en cuenta que la ley FALCPA no exige que el sésamo, la mostaza y los moluscos (como las ostras, las almejas, los mejillones o las vieiras) estén etiquetados como alérgenos principales. Sí deben estar etiquetados en Canadá. Sin embargo, incluso en Estados Unidos, estos alimentos deben declararse en la lista de ingredientes si tienen un efecto técnico o funcional en el producto, con la excepción de que puedan estar ocultos, ocasionalmente, en términos como aderezos. No pueden ser identificados en la sección "contiene", entonces, los consumidores deben buscarlos en la lista de ingredientes.

La ley FALCPA afecta a todo alimento envasado que se vende en Estados Unidos: alimentos convencionales, vitaminas y suplementos dietarios, leche maternizada y alimentos para lactantes, alimentos para usos médicos y todo producto alimenticio envasado para la venta.

Quedan excluidos de la ley FALCPA: medicamentos recetados y de venta libre, artículos de cuidado personal (como cosméticos, champú, enjuague bucal, pasta de dientes o crema de afeitar), alimentos y suministros para mascotas, cualquier producto alimenticio regulado por el Servicio de Inocuidad e Inspección de los Alimentos (Food Safety and Inspection Service, FSIS) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (United States Department of Agriculture, USDA) (productos cárnicos/avícolas y huevos enteros) y cualquier producto regulado por la Agencia de Impuestos y Comercio de Alcohol y Tabaco (Alcohol and Tobacco Tax and Trade Bureau). Aunque el FSIS del USDA alienta a las empresas de alimentos a cumplir con la FALCPA, no están obligadas a hacerlo.

Algunos alimentos elaborados a partir de ciertas fuentes alimenticias están exentos de la obligación de tener etiquetas. Por ejemplo, los aceites de soja altamente refinados están exentos de etiquetado de origen. Los productos agrícolas crudos (maíz, arroz) pueden contener niveles bajos de un cultivo alergénico diferente (soja, trigo) debido a que se comparte el equipo agrícola y no están etiquetados. Algunos ingredientes, incluso especias y colorantes, no necesitan estar etiquetados a menos que se trate de cualquiera de los ocho grandes alérgenos.

¿Qué tan peligrosas son las etiquetas preventivas o las declaraciones "puede contener"? También puede consultar las Etiquetas de Precaución ante Alérgenos (Precautionary Allergen Labels, PAL), más comúnmente conocidas como declaraciones "pueden contener". A diferencia de las regulaciones impuestas por la ley FALCPA, las PAL son voluntarias, no estandarizadas y no son obligatorias por ley en Estados Unidos ni en ningún otro país. Las empresas pueden utilizar las PAL para indicar que puede haber algún riesgo de contaminación involuntaria de su producto con determinados alérgenos. Algunos alimentos etiquetados con PAL tienen poca o ninguna contaminación, para otros puede ser bastante alta ocasionalmente. Del mismo modo que funcionan las PAL, los restaurantes pueden proporcionar declaraciones de precaución (por ejemplo, "no podemos garantizar que..."). Es particularmente problemática la incongruencia y vaguedad de las PAL porque no le brindan una idea clara de lo riesgoso que es ingerir la comida. Una analogía opuesta se puede hacer cuando se evalúa el riesgo que significa cruzar una calle. Cualquier persona puede estar expuesta a sufrir un accidente al cruzar una calle, pero por lo general es obvia la cantidad de tránsito que hay y lo peligroso que podría ser cruzar en un determinado momento (por ejemplo, si hay señal de avanzar o señal de detenerse). Por lo tanto, hasta que no hayan prácticas PAL mejores y más estandarizadas, muchos optan por evitar los alimentos que tienen una PAL o declaración de "puede contener".  

Dado que las declaraciones PAL son voluntarias, en las declaraciones PAL se utilizan palabras diferentes. Si se utilizan las PAL, se les exige legalmente que sean verdaderas y no engañosas. No importa el léxico, no cambia la cantidad de riesgo. Ejemplos comunes de PAL incluyen (X puede indicar maní, fruto seco, huevo, leche, etc.)

a. Puede contener X
b. Elaborado en una planta que usa o procesa X
c. Fabricado en equipo compartido con X
d. No se garantiza que esté libre de X

Food Label

¿Qué ocurre con respecto a las etiquetas de alimentos internacionales o cuando viajo? Los alimentos elaborados en otros países también tienen que cumplir con la ley FALCPA si se importan oficialmente y se venden en Estados Unidos. Otros países tienen diferentes leyes y prácticas en materia de etiquetado.  

Además de los ocho alérgenos cubiertos por la FALCPA, en Canadá los siguientes alérgenos adicionales deben estar etiquetados en la sección "contiene": sésamo, moluscos (caracoles, pulpos, almejas y vieiras), mostaza y sulfitos (un conservante). En Japón, el trigo sarraceno, el maní, la leche, el huevo, los camarones y el cangrejo deben etiquetarse.

Consejos finales:
•    Trabaje con quienes le brindan servicios de cuidado de la salud para asegurarse de que entiende su alergia o la de su hijo, y qué alergenos y alimentos debe evitar.
•    Lea siempre todas las etiquetas.  
•    Conozca las excepciones a la FALCPA, incluso cuando coma alimentos fuera de Estados Unidos.
•    Comprenda que el etiquetado preventivo es voluntario y que todas las PAL son iguales en cuanto a su potencial riesgo.
•    La claridad en las comunicaciones es esencial.
      o    Haga preguntas al personal del restaurante e infórmeles qué comidas son seguras para usted.
      o    No tema hacer preguntas cuando coma en casa de otra persona.

Recursos similares y de respaldo:
https://www.foodallergy.org/life-with-food-allergies/living-well-everyday/how-to-read-food-labels

https://www.foodallergy.org/education-awareness/advocacy-resources/food-labels

https://foodallergycanada.ca/allergy-safety/food-labelling/

https://www.fda.gov/Food/GuidanceRegulation/GuidanceDocumentsRegulatoryInformation/ucm2006828.htm

Este artículo ha sido reseñado por Andrew Moore, MD, FAAAAI

Revisado 1/16/2019

Close-up of pine tree branches in Winter Close-up of pine tree branches in Winter