Cigarrillo electrónico: ¿Qué es y cómo está afectando a nuestra juventud? (E-cigs: What Are They and How Are They Impacting Our Youth?)

Desde su aparición en el mercado de Estados Unidos en 2007, el cigarrillo electrónico es cada día más utilizado, de manera experimental y habitual, por jóvenes y adultos, y por fumadores crónicos y no fumadores (1-3). La acción de inhalar y exhalar el aerosol de cigarrillos electrónicos y otros dispositivos similares se conoce como 'vaporizar' (o vapear). Esto para diferenciarla de la inhalación de humo de tabaco producido por los cigarrillos tradicionales. En noviembre de 2018, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (Food and Drug Administration, FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) publicaron los resultados de la Encuesta Nacional sobre el Tabaquismo Juvenil, edición 2018 (4, 5). Esta encuesta mostró que, durante el año 2018, más de 3,6 millones de estudiantes de los primeros años del secundario (middle school) y de los últimos años del secundario (high school) eran usuarios activos (en los últimos 30 días) de cigarrillos electrónicos, lo que representa un aumento del 48% entre los estudiantes de los primeros años del secundario y un aumento del 78% entre los estudiantes de los últimos años del secundario, para el período 2017-2018. Este aumento espectacular en el uso de cigarrillos electrónicos, la mayoría de los cuales contiene nicotina, provocó un alarmante aumento del consumo general de tabaco en jóvenes: 7,2% de los estudiantes estadounidenses de los primeros años del secundario y 27,1% de los estudiantes de los últimos años del secundario informaron que utilizan algún producto de tabaco. Más de dos tercios de los jóvenes que actualmente fuman cigarrillo electrónico informaron que usan cigarrillos electrónicos con sabor.

¿Qué es el cigarrillo electrónico?
El diseño específico de un cigarrillo electrónico varía con cada generación, pero continúa consistiendo en tres componentes principales: una fuente de alimentación (por lo general, una batería recargable de litio), el elemento para calentamiento (bobina del atomizador) y un contenedor del e-líquido (Ilust. 1). Los nuevos modelos permiten la personalización de su intensidad, resistencia y/o temperatura, según las preferencias del usuario. El e-líquido en sí también consiste en tres componentes primarios: el solvente (sea glicerina vegetal y/o propilenglicol), varios sabores y nicotina en varias dosis. Luego de la activación de la fuente de alimentación, el calor de la bobina del atomizador gasifica el e-líquido que luego es inhalado, o "fumado/vapeado", con la boquilla adjunta. Los dispositivos más nuevos pueden producir menos vapor, lo que permite un uso más discreto. El muy popular cigarrillo Juul® se asemeja a una unidad USB alargada y utiliza ampollas empaquetadas que contienen un e-líquido propietario con numerosos sabores disponibles, incluso sabor a frutas, crema y menta.  

Si bien los solventes e-líquidos y los sabores por lo general se consideran seguros para consumo oral, todavía no están muy claros los efectos de su vaporización y posterior inhalación. Además, las etiquetas de fabricación no siempre tienen información completa sobre los componentes del e-líquido, especialmente con respecto a saborizantes (6) y, por lo tanto, pueden no alertar al consumidor sobre la posibilidad de efectos dañinos. Según la combinación de sabores y disolventes que se utilice, puede detectarse una gran variación en los químicos del vapor (7, 8) (Ilustración 1). Estos químicos incluyen compuestos carbonílicos, como formaldehído, acetaldehído, acetona, acroleína; compuestos orgánicos volátiles, como benceno y tolueno; nitrosaminas específicas del tabaco; partículas, y metales, como níquel, cobre, zinc, estaño y plomo (7-18). Incluso cuando se regulan el solvente, el sabor y la nicotina del e-líquido, se ha detectado una variación en la composición química de los aerosoles dentro de las marcas (10), dentro de muestras del mismo producto (16) y con el voltaje de la energía utilizada para la generación de vapor (11, 13, 14). Tal variación en la composición del vapor del cigarrillo electrónico resalta algunos de los retos previos para la evaluación de los efectos del cigarrillo electrónico sobre la salud.

e Cig
J ALLERGY CLIN IMMUNOL
VOLUME 141, NUMBER 6
SOOD, KESIC, AND HERNANDEZ 1975

¿Cuáles son algunos de los efectos sobre la salud relacionados con el uso del cigarrillo electrónico y el asma?
Los estudiantes de los primeros y últimos años del secundario que informaron ser usuarios del cigarrillo electrónico tuvieron el doble de riesgo de experimentar síntomas respiratorios compatibles con bronquitis crónica con riesgo asociado más elevado, al incrementarse el uso del cigarrillo electrónico (19). Sin embargo, no se sabe todavía si estos síntomas son secundarios a la inflamación crónica de las vías respiratorias (como se observa en el asma y en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, EPOC), y/o a una mayor susceptibilidad a la infección. Otros estudios transversales de los adolescentes sugieren, además, que el uso del cigarrillo electrónico está asociado con una mayor prevalencia de asma y bronquitis crónica (20, 21).

Debido a la gran variedad de dispositivos y combinaciones de e-líquidos entre los usuarios, se han usado modelos in vitro y con animales para examinar los efectos biológicos específicos de los componentes del cigarrillo electrónico. Los modelos in vitro y murinos (en ratones) de exposición a cigarrillo electrónico han aportado pruebas de daño y muerte celular, mayor inflamación y daño en las defensas contra virus y bacterias [revisión (22)].  

Futuro del cigarrillo electrónico en jóvenes
En diciembre de 2016, el informe de la Oficina de Salud Pública concluye que el uso de cigarrillo electrónico, particularmente entre los jóvenes y los adultos jóvenes, representa un problema emergente de la salud pública (23). Dado que el hábito de fumar es ampliamente conocido como una de las principales causas de aumento de morbilidad y mortalidad por enfermedades neoplásicas, vasculares y respiratorias, incluso la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, y asma (24), la FDA ha extendido ahora su poder regulatorio al tabaco para que este incluya a los cigarrillos electrónicos. La inmensa mayoría de usuarios de cigarrillos electrónicos usa e-líquidos con nicotina, muy conocida por sus propiedades adictivas y sus efectos neurocognitivos (24). Si bien hasta la fecha los estudios han arrojado resultados opuestos con respecto al potencial del cigarrillo electrónico de reducir el consumo de cigarrillo tradicional en adultos, se considera inseguro el uso de cualquier derivado del tabaco entre los jóvenes (25). Las recomendaciones de prevención y abandono del hábito se extienden a todas las formas de nicotina en niños y adultos jóvenes, incluso cigarrillos tradicionales, cigarrillos electrónicos, narguiles y tabaco sin humo. Por ejemplo, fumar con narguile conlleva muchos de los mismos riesgos para la salud que fumar cigarrillos tradicionales (26).

La FDA desarrolló un Plan de Prevención del Tabaquismo Juvenil integral, centrado en prevenir el acceso de los jóvenes a productos derivados del tabaco, restringir la comercialización de productos del tabaco dirigido a jóvenes y educar a los adolescentes sobre los peligros del cigarrillo electrónico. En respuesta al uso creciente de cigarrillos electrónicos según informa la Encuesta Nacional sobre el Tabaquismo Juvenil, edición 2018, la FDA ha ampliado las propuestas para limitar la venta de productos saborizados, que son los preferidos por los usuarios jóvenes (incluso variedades como sabores de frutas y vainilla), en persona y en línea. La FDA realizará una audiencia pública en enero de 2019 sobre estrategias para reducir el uso del cigarrillo electrónico entre los jóvenes, incluso el uso de tratamiento farmacológico para brindar apoyo a los esfuerzos que representa el abandono del hábito.  

Como profesionales de la salud, alentamos a que, en las visitas al médico, se pregunte a los niños sobre el uso de cigarrillos electrónicos y se los informe sobre los peligros del uso de cigarrillos electrónicos y nicotina. La FDA ha proporcionado una infografía fácil de usar por los jóvenes, además de otros materiales para educar a los preadolescentes y adolescentes. Se puede acceder a estos recursos en: https://digitalmedia.hhs.gov/tobacco/print_materials

1.    Zhu SH, Zhuang YL, Wong S, Cummins SE, Tedeschi GJ. E-cigarette use and associated changes in population smoking cessation: evidence from US current population surveys. Bmj. 2017;358:j3262.
2.    McMillen RC, Gottlieb MA, Shaefer RM, Winickoff JP, Klein JD. Trends in Electronic Cigarette Use Among U.S. Adults: Use is Increasing in Both Smokers and Nonsmokers. Nicotine & tobacco research: revista oficial de la Sociedad para la Investigación sobre la Nicotina y el Tabaco. 2015;17(10):1195-202.
3.    Schoenborn CA, Gindi RM. Electronic Cigarette Use Among Adults: Estados Unidos, 2014. Resumen del CNES. 2015(217):1-8.
4.    Cullen KA, Ambrose BK, Gentzke AS, Apelberg BJ, Jamal A, King BA. Notes from the Field: Use of Electronic Cigarettes and Any Tobacco Product Among Middle and High School Students - Estados Unidos, 2011-2018. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad. 2018;67(45):1276-7.
5.    Wang TW, Gentzke A, Sharapova S, Cullen KA, Ambrose BK, Jamal A. Tobacco Product Use Among Middle and High School Students - Estados Unidos, 2011-2017. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad. 2018;67(22):629-33.
6.    Cheng T. Chemical evaluation of electronic cigarettes. Tobacco control. 2014;23 Supl. 2:ii11-7.
7.    Rawlinson C, Martin S, Frosina J, Wright C. Chemical characterisation of aerosols emitted by electronic cigarettes using thermal desorption-gas chromatography-time of flight mass spectrometry. Journal of Chromatography A. 2017;1497:144-54.
8.    Herrington JS, Myers C. Electronic cigarette solutions and resultant aerosol profiles. Journal of Chromatography A. 2015;1418:192-9.
9.    Lee MS, LeBouf RF, Son YS, Koutrakis P, Christiani DC. Nicotine, aerosol particles, carbonyls and volatile organic compounds in tobacco- and menthol-flavored e-cigarettes. Environmental health, fuente global de acceso a la ciencia. 2017;16(1):42.
10.    Williams M, Bozhilov K, Ghai S, Talbot P. Elements including metals in the atomizer and aerosol of disposable electronic cigarettes and electronic hookahs. PloS one. 2017;12(4):e0175430.
11.    Ogunwale MA, Li M, Ramakrishnam Raju MV, Chen Y, Nantz MH, Conklin DJ, y otros autores. Aldehyde Detection in Electronic Cigarette Aerosols. ACS omega. 2017;2(3):1207-14.
12.    Flora JW, Wilkinson CT, Wilkinson JW, Lipowicz PJ, Skapars JA, Anderson A, y otros autores. Method for the Determination of Carbonyl Compounds in E-Cigarette Aerosols. Journal of Chromatographic Science. 2017;55(2):142-8.
13.    El-Hellani A, Salman R, El-Hage R, Talih S, Malek N, Baalbaki R, y otros autores. Nicotine and Carbonyl Emissions From Popular Electronic Cigarette Products: Correlation to Liquid Composition and Design Characteristics. Nicotine & tobacco research: revista oficial de la Asociación para Investigación de Nicotina y Tabaco. 2016.
14.    Gillman IG, Kistler KA, Stewart EW, Paolantonio AR. Effect of variable power levels on the yield of total aerosol mass and formation of aldehydes in e-cigarette aerosols. Regulatory toxicology and pharmacology: RTP. 2016;75:58-65.
15.    Farsalinos KE, Gillman G, Poulas K, Voudris V. Tobacco-Specific Nitrosamines in Electronic Cigarettes: Comparison between Liquid and Aerosol Levels. International Journal of Environmental Research and Public Health. 2015;12(8):9046-53.
16.    Uchiyama S, Senoo Y, Hayashida H, Inaba Y, Nakagome H, Kunugita N. Determination of Chemical Compounds Generated from Second-generation E-cigarettes Using a Sorbent Cartridge Followed by a Two-step Elution Method. Analytical sciences: revista internacional de la Asociación Japonesa de Química Analítica. 2016;32(5):549-55.
17.    Khlystov A, Samburova V. Flavoring Compounds Dominate Toxic Aldehyde Production during E-Cigarette Vaping. Environmental Science & Technology. 2016;50(23):13080-5.
18.    Goniewicz ML, Knysak J, Gawron M, Kosmider L, Sobczak A, Kurek J, y otros autores. Levels of selected carcinogens and toxicants in vapour from electronic cigarettes. Tobacco control. 2014;23(2):133-9.
19.    McConnell R, Barrington-Trimis JL, Wang K, Urman R, Hong H, Unger J, y otros autores. Electronic Cigarette Use and Respiratory Symptoms in Adolescents. Am J Respir Crit Care Med. 2017;195(8):1043-9.
20.    Cho JH, Paik SY. Association between Electronic Cigarette Use and Asthma among High School Students in South Korea. PLoS One. 2016;11(3):e0151022.
21.    Wang MP, Ho SY, Leung LT, Lam TH. Electronic Cigarette Use and Respiratory Symptoms in Chinese Adolescents in Hong Kong. JAMA Pediatr. 2016;170(1):89-91.
22.    Sood AK, Kesic MJ, Hernandez ML. Electronic cigarettes: One size does not fit all. J Allergy Clin Immunol. 2018;141(6):1973-82.
23.     Departmento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. E-cigarette use among youth and young adults. Informe de la Oficina de Salud Pública. Atlanta, Georgia. Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., CDC, Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud, Oficina de Tabaco y Salud; 2016. https://e-cigarettes.surgeongeneral.gov/documents/2016_SGR_Full_Report_non-508.pdf [consulta de fecha 08/01/2019].
24.    Jha P, Ramasundarahettige C, Landsman V, Rostron B, Thun M, Anderson RN, y otros autores. 21st-century hazards of smoking and benefits of cessation in the United States. The New England Journal of Medicine. 2013;368(4):341-50.
25.    Siqueira LM. Nicotine and Tobacco as Substances of Abuse in Children and Adolescents. Pediatrics. 2017;139(1).
26.     Asociación Americana del Pulmón. An Emerging Deadly Trend: Waterpipe Tobacco Use. [PDF–222 KB] Washington: Asociación Americana del Pulmón, 2007 [consulta de fecha 08/01/2019].

Afecciones y Tratamientos (Conditions and Treatments) »

Biblioteca (Library) »

Encuentre un Alergista / Inmunólogo (Find an Allergist / Immunologist) »

Este artículo ha sido reseñado por Andrew Moore, MD, FAAAAI

Reviewed: 1/29/19

Close-up of pine tree branches in Winter Close-up of pine tree branches in Winter