¿Es posible ser alérgico a la aspirina? (Is it Possible to be Allergic to Aspirin?)

Aspirin Allergy
Resumen
La aspirina (ácido acetilsalicílico o AAS) y otros fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE) como el ibuprofeno o el naproxeno (Advil, Motrin, Aleve y otros) se utilizan para tratar el dolor y la fiebre, y son ampliamente usados en niños y adultos. Existen ciertas restricciones. Por ejemplo, la aspirina jamás debe darse a niños o adolescentes en recuperación de gripe o varicela (esto puede asociarse con una enfermedad grave llamada Síndrome de Reye). Otros efectos colaterales del AAS y los AINE son bien conocidos: dolor de estómago o úlceras, hemorragias y presión sanguínea elevada, entre otros. También es posible tener alergia o las reacciones de hipersensibilidad a estos medicamentos.

Síntomas
Una alergia o hipersensibilidad al AAS y a los AINE puede provocar cualquiera de los siguientes efectos: ronchas, picazón, inflamación, falta de aire, congestión nasal, sibilancia, debilidad o incluso desmayos. Cuando las reacciones son graves, se llama anafilaxia.

La mayoría de las personas que tienen síntomas de hipersensibilidad al AAS tienen también las reacciones a otros AINE, si bien hay excepciones. A veces, las personas también pueden tener reacciones al acetaminofeno (Tylenol).

Un tipo de reacción adversa al AAS y a los AINE se produce en personas que padecen de asma, pólipos nasales y sinusitis crónica. Pueden experimentar marcada falta de aire, sibilancias y congestión nasal. Esta afección es conocida como enfermedad respiratoria exacerbada por la aspirina (EREA).

Otro tipo de reacción se presenta en personas que ya tienen urticaria crónica. Aproximadamente entre un 20% y un 40% de los pacientes con urticaria idiopática crónica subyacente sufrirán un empeoramiento de sus ronchas o inflamaciones (angioedma) cuanto toman AAS o AINE.

Incluso otras reacciones consistentes con una hipersensibilidad al AAS o a los AINE se producen en personas que no tienen ninguna de estas afecciones preexistentes y pueden presentarse luego de años de tomar, de manera adecuada, la medicina en cuestión. Puede ocurrir que algunas solo reaccionen a un medicamento específico y no a todos los AINE.

Diagnóstico
El diagnóstico de una hipersensibilidad al AAS y a los AINE es clínico, dado que los síntomas son, por lo general, claros. Sin embargo, no hay evaluaciones cutáneas ni pruebas de sangre que determinen si una persona es alérgica al AAS o a los AINE. Los alergistas pueden, ocasionalmente, recomendar un test de provocación oral, en especial si se sospecha que un paciente puede no ser alérgico a todos los AINE. Este procedimiento se realiza bajo control en un hospital o clínica por el riesgo de una reacción.

Tratamiento
Para quienes tienen una hipersensibilidad al AAS o a los AINE, el tratamiento es evitar totalmente el producto en cuestión. Es muy importante que los pacientes lean todas las etiquetas de los medicamentos con o sin receta, dado que muchos contienen variaciones del AAS o los AINE, y se debe evaluar con el médico o farmacéutico en caso de dudas. Por ejemplo, algunos preparados locales (geles) y preparados orales para molestias estomacales pueden contener AAS o medicamentos relacionados.

Este artículo ha sido reseñado por Andrew Moore, MD, FAAAAI

Close-up of pine tree branches in Winter Close-up of pine tree branches in Winter