El mito del panel de evaluación de alimentos de la IgG (The myth of IgG food panel testing)

El mito del panel de evaluación de alimentos de la IgGEste artículo ha sido reseñado por Andrew Moore, MD, FAAAAI

Es muy común que los pacientes sientan que tienen alergias alimentarias o intolerancias/sensibilidad alimentaria. Estas palabras o calificaciones a menudo se utilizan indistintamente. Sin embargo, es importante comprender que las alergias son muy diferentes de las intolerancias o sensibilidades. En este sitio web hay material excelente para ayudarlo a distinguir entre las dos. Cuando se presentan alergias alimentarias, el cuerpo está dando una respuesta inmunitaria al alimento, lo que puede ser peligroso. Cuando se presenta intolerancia o sensibilidad, puede ocurrir que el cuerpo no esté procesando o digiriendo los alimentos de manera adecuada, lo que no es realmente peligroso (si bien, obviamente, puede ser incómodo).

Las intolerancias alimentarias más clásicas (como la intolerancia a la lactosa) provocan en los pacientes flatulencias, sensación de estómago muy lleno, dolor de barriga, gases y/o diarrea cuando comen mucho de esa comida. Esto se debe a que el cuerpo no está digiriendo la comida adecuadamente, lo que provoca la formación de gases en el estómago y en los intestinos. Otros pacientes sienten como si tuvieran jaquecas, fatiga, obnubilaciones o dolor de barriga cuando consumen varios alimentos o aditivos/conservantes. Muchas veces, los pacientes sienten que una serie de alimentos pueden estar provocando estos síntomas y buscan una única evaluación que les indique exactamente qué alimentos evitar para sentirse mejor.

Lamentablemente, no existe una única evaluación que pueda dar esa respuesta. La evaluación de la IgG es un examen que se consigue con facilidad y que afirma poder diagnosticar las sensibilidades alimentarias. Esta evaluación, ofrecida por varias compañías, informa los niveles de IgG en presencia de múltiples alimentos (generalmente 90 a 100 alimentos con un único panel de evaluación) y afirma que la supresión de alimentos con niveles elevados de IgG puede mejorar múltiples síntomas. Algunos sitios web incluso informan que las dietas que utilizan esta evaluación pueden ayudar con los síntomas del síndrome de intestino irritable, autismo, fibrosis cística, artritis reumatoidea y epilepsia.

Es importante entender que jamás se ha demostrado científicamente que esta evaluación pueda lograr lo que afirma lograr. Los estudios científicos que se brindan para apoyar el uso de esta evaluación a menudo están desactualizados, aparecen en revistas médicas sin una reputación consolidada y muchos ni siquiera han utilizado la evaluación de IgG en cuestión. La presencia de IgG es probablemente una respuesta normal del sistema inmunitario a la exposición a alimentos. En realidad, los niveles elevados de IgG4 ante determinados alimentos pueden asociarse simplemente con el nivel de tolerancia a esos alimentos.

Debido a la falta de pruebas que respalden su uso, muchas organizaciones, incluso la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología, la Asociación Canadiense de Alergia e Inmunología Clínica y la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica se han expresado en contra del uso de las evaluaciones de IgG para determinar alergias alimentarias o intolerancias/sensibilidades alimentarias.

Es una frustración comprensible cuando se está buscando formas (en especial naturales, no médicas) para sentirse mejor, pero los pacientes deben saber si el consejo que siguen se basa en evaluaciones que han sido comprobadas o en evaluaciones controvertidas y que no han sido validadas. Antes de que una persona modifique de manera significativa su estilo de vida y su dieta, debe tener la seguridad de saber que lo está haciendo sobre la base de asesoramiento adecuado. El alergista/inmunólogo podrá brindarle dicho asesoramiento y podrá ayudarlo en el diagnóstico y tratamiento de su afección.

Referencias
Apoyo de la AAAAI a la Publicación sobre la Posición de la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI) con respecto al IgG4. Comité de Reacciones Adversas a los Alimentos, mayo de 2010

Lavine, E. Blood testing for sensitivity, allergy or intolerance to food. CMAJ 2012; 184(6): 666–668

Elegir con prudencia. Para evaluar la alergia no realice evaluaciones de diagnóstico que no estén validadas, como la evaluación de la inmunoglobulina G(lgG) o una batería indiscriminada de evaluaciones de inmunoglobulina E(lgE). Abril de 2012

Comunicado de prensa de AAAAI. JAMA: Evaluaciones inapropiadas de la alergia dan como resultado un tratamiento inadecuado, junio de 2014

Close-up of pine tree branches in Winter Close-up of pine tree branches in Winter