Medidor de flujo espiratorio máximo Consejos para tener en cuenta - Peak Flow Meter: Tips to Remember

Un medidor de flujo espiratorio máximo para el asma es como un termómetro para la fiebre. Ambas son herramientas para ayudar a monitorizar lo que está ocurriendo en su cuerpo. Por ejemplo, muchas veces  puede sentirse afiebrado, pero al tomarse la temperatura, el termómetro no indica fiebre. En el caso del asma, a veces puede sentir que está respirando bien, pero cuando mide su función pulmonar con un medidor de flujo espiratorio máximo, se encuentra algo reducida.

La lectura de un medidor de flujo espiratorio máximo le dice cuán abiertas están sus vías respiratorias para que pueda tratar mejor el asma.

¿Qué hace un medidor de flujo espiratorio máximo?
El medidor de flujo espiratorio máximo es un dispositivo portátil que mide el flujo de aire, o tasa de flujo espiratorio máximo (TFEM). Se puede usar para:

  • Determinar la gravedad del asma
  • Controlar su respuesta al tratamiento durante un episodio agudo de asma
  • Monitorizar el avance en el tratamiento de asma crónica y brindar información para los cambios en su terapia
  • Detectar un empeoramiento de la función pulmonar y evitar un posible ataque de asma grave

Un medidor de flujo espiratorio máximo puede ayudar a usted y a su alergista/inmunólogo a evaluar la severidad de su asma en un momento determinado. Con un medidor de flujo espiratorio máximo, a menudo puede ver una caída en los resultados incluso antes de que sus síntomas (como tos o sibilancia) empeoren. Las disminuciones del flujo espiratorio máximo pueden indicar que es necesario reforzar los medicamentos.

Otra medida de control de asma es la variabilidad del flujo espiratorio máximo. Para muchas personas que padecen de asma, los síntomas suelen empeorar de noche. Monitorizando de manera consistente durante la noche los niveles de flujo espiratorio, puede saber si su asma está siendo controlada de manera adecuada. Una disminución de 15% (o más) de sus medidas usuales puede ser un signo de asma nocturna. Una persona que no padece de asma o que tiene el asma bien controlada siempre arrojará picos de flujo con variaciones de menos de un 15%.

Cómo utilizar un medidor de flujo espiratorio máximo
Sople con fuerza en el medidor para que se logre el mejor valor posible, y repítalo tres veces. Registre el mejor de los tres resultados. Las tres mediciones deberían ser aproximadamente iguales, lo que indica que cada vez se realizó un buen esfuerzo. Esto es particularmente importante si usted está evaluando el asma de su hijo.

Siga estos pasos:

  • Asegúrese de que el dispositivo marca cero o está en nivel base
  • Póngase de pie (a menos que tenga una discapacidad física)
  • Respire lo más profundo que pueda
  • Coloque el medidor en la boca y cierre los labios alrededor de la boquilla
  • Sople con toda la fuerza posible y tan rápido como pueda (de uno a dos segundos)
  • No tosa, escupa ni permita que su lengua bloquee la boquilla
  • Tome nota del valor obtenido
  • Repítalo dos veces, y registre el número mayor de los tres números en su tabla

Lleve registro en una tabla con resultados de su flujo espiratorio máximo para seguimiento de sus síntomas de asma. Los medidores de flujo espiratorio máximo necesitan cuidado, asegúrese de que sigue las instrucciones en cuanto a su limpieza.
Su alergista podrá pedirle que registre su flujo espiratorio máximo antes y después de usar su inhalador de rescate. Si el medicamento está funcionando, los resultados deberían reflejarlo.

Cómo establecer el mejor valor posible
Si bien el flujo espiratorio máximo "normal" esperable está determinado por su altura, edad y sexo, debería medir su control de asma comparando sus valores diarios de flujo espiratorio máximo con su “mejor valor personal”. Su mejor valor personal es la cifra más elevada de flujo espiratorio máximo que se puede obtener en un período de dos a tres semanas cuando su asma está bajo control.

Para determinar su mejor valor personal:

  • Siempre utilice el mismo medidor de flujo espiratorio máximo
  • Registre su flujo espiratorio dos veces al día durante dos semanas
  • Ignore los valores que sean muy diferentes del resto

Sistema de luces de tránsito
Una vez que usted y su alergista han determinado su mejor flujo espiratorio máximo, debe esforzarse por mantener los valores dentro del 80% de este número para sentirse de la mejor manera posible. El siguiente sistema de luces de tránsito puede servir como guía:

Zona verde: Tasa de flujo espiratorio máximo (TFEM) de 80% a 100% del  mejor valor personal. Todos los sistemas "avanzan". Usted se encuentra relativamente libre de sus síntomas y puede mantener el actual programa de mantenimiento de asma.

Zona amarilla: TFEM de 50% a 80% del mejor valor personal. "Cuidado", dado que su asma puede estar empeorando. Contacte a su alergista para ajustar detalles de su tratamiento.

Zona roja: TFEM por debajo de 50% del mejor valor personal. "Peligro", su programa de administración y tratamiento de asma no está controlando sus síntomas. Utilice su broncodilatador inhalable. Si las tomas de flujo espiratorio no vuelven al menos a la zona amarilla, contacte a su alergista.

El control exitoso del asma depende del trabajo en conjunto entre usted y su alergista. Si usted monitorea su flujo espiratorio, su alergista puede usar este dato para diseñar y ajustar el medicamento para mantener el asma bajo control.

Consejos para la salud

  • Un medidor de flujo espiratorio máximo para el asma es como un termómetro para la fiebre. Ayuda a monitorizar lo que está ocurriendo en su cuerpo.
  • Sople con fuerza en el  medidor para obtener el mejor valor posible, y repítalo tres veces. Registre el mejor de los tres intentos.
  • Lleve el registro en una tabla con resultados de su flujo espiratorio como seguimiento de los síntomas de asma.
  • Luego de determinar su mejor valor personal, utilice las zonas de luces de tránsito (rojo, amarillo y verde) como guía para manejar el asma.

Sentirse mejor. Vivir mejor.
El alergista/inmunólogo, a menudo llamado alergista, es un pediatra o internista que tiene, como mínimo, dos años adicionales de capacitación especializada en el diagnóstico y tratamiento de problemas como alergias, asma, enfermedades del sistema inmunológico, y la evaluación y tratamiento de pacientes con infecciones recurrentes, como las enfermedades del sistema inmunológico.

Una atención adecuada puede marcar la diferencia entre sufrir con una enfermedad alérgica y sentirse mejor. Consultando a un alergista, se puede tener un diagnóstico exacto, un plan de tratamiento apropiado e información que lo ayudará a controlar su enfermedad.

El servicio “Encuentre un Alergista/Inmunólogo” de la AAAAI es un recurso de confianza para ayudarlo a encontrar un especialista cerca de su hogar.

AAAAI - American Academy of Allergy Asthma & Immunology