Rinitis Consejos para tener en cuenta - Rhinitis: Tips to Remember

¿Padece de frecuentes estornudos, congestión o taponamiento nasal, y picazón o secreción nasal? En ese caso, es probable que tenga una afección llamada rinitis.

Existen dos clases de rinitis: la rinitis alérgica y la rinitis no alérgica. Veamos primero la rinitis alérgica.

Rinitis alérgica
La rinitis alérgica es causada por alérgenos como el moho, el polen y los animales. Son sustancias que a menudo son inofensivas, pero pueden causar reacciones alérgicas en determinadas personas.

Los síntomas de alergia son el resultado de una reacción en cadena que comienza en el sistema inmunológico. Su sistema inmunológico controla el modo en que el cuerpo se defiende. Por ejemplo, si usted tiene alergia al polen, su sistema inmunológico identifica al polen como un invasor o alérgeno. Su sistema inmunológico sobrerreacciona produciendo anticuerpos llamados Immunoglobulina E (IgE). Estos anticuerpos viajan a las células que liberan histamina y otros químicos, y causan una reacción alérgica con síntomas como estornudos, taponamiento, secreciones nasales, picazón y goteo posnasal.

Quienes padecen de rinitis alérgica también tienen propensión a tener picazón en los ojos o a lagrimear (debido a la conjuntivitis alérgica), y pueden ser más sensibles a irritantes como el humo, el perfume, o el aire seco y frío. La rinitis puede contribuir a otros problemas como el asma, afecciones de los senos o del oído, o problemas para dormir.

Desencadenantes de la rinitis alérgica
La rinitis alérgica estacional, comúnmente llamada fiebre de heno, es desencadenada por alérgenos de exterior como el polen o las esporas de moho. Algunas personas tienen síntomas a lo largo de todo el año debido a las alergias de interior por las mascotas, moho, ácaros del polvo y residuos de cucarachas. Esto se llama rinitis alérgica perenne. Se puede tener rinitis, alérgica estacional o perenne, o una combinación de ambas.

Diagnóstico de la rinitis alérgica
El alergista / inmunólogo, al que a menudo se llama alergista, tiene capacitación especializada y experiencia para determinar qué alérgenos, si los hubiera, están causando sus síntomas. Su alergista hará una historia clínica detallada, realizará un examen físico y luego probablemente lo examinará para determinar si hay alergias. Las pruebas cutáneas muestran los resultados en 20 minutos. Para preparar un plan de tratamiento, se tendrán en cuenta esos resultados, y la frecuencia y gravedad de los síntomas. Los pasos para manejar sus síntomas pueden incluir evitar los alérgenos a los que es alérgico, los medicamentos o inmunoterapia contra la alergia.

Tratamiento y manejo de la rinitis alérgica
El primer paso para manejar esta afección es evitar los alérgenos que causan los síntomas. Por ejemplo, si usted es alérgico a los ácaros del polvos, es importante dar ciertos pasos para evitar la exposición a los ácaros del polvo, por ejemplo, lavando con frecuencia las ropas de cama con agua caliente. Lo mismo ocurre con los alérgenos de exterior. Limitar la exposición cuando los niveles de polen y cuentas de moho son elevados ayudará a reducir los síntomas.

A veces, no es posible evitar los alérgenos o no es suficiente para controlar los síntomas de rinitis alérgica. Es ahí cuando su alergista podrá prescribir o recomendar medicamentos o vacunas contra la alergia.

Algunos medicamentos contra la rinitis alérgica son más efectivos con el uso diario para controlar la inflamación y evitar síntomas, mientras que otros se usan solo en caso de ser necesarios para aliviar los síntomas.

Los atomizadores nasales con corticoesteroides controlan la inflamación y reducen todos los síntomas de rinitis alérgica, incluso la picazón, los estornudos, las secreciones nasales y el taponamiento nasal. Los antihistamínicos en forma de líquidos, comprimidos o atomizadores nasales bloquean la histamina y pueden aliviar la picazón, los estornudos y la secreción nasal. Sin embargo, pueden no ser tan efectivos en la reducción del taponamiento nasal. Los antileucotrienos en forma de comprimidos pueden reducir todos los síntomas de rinitis alérgica. De ser necesario, se puede usar comprimidos descongestivos o atomizadores nasales si el taponamiento nasal no se alivia con otros medicamentos. No se deben usar los atomizadores descongestivos nasales por períodos largos de tiempo porque pueden hacer que se repita la congestión y que empeore.  Se puede utilizar el atomizador nasal ipratropio específicamente para secreciones nasales.

Su alergista podrá recomendar inmunoterapia o vacunas contra la alergia si sus síntomas son constantes, si no quiere tomar medicamentos o si siente que no son suficientes, o si quiere un tratamiento prolongado de sus alergias que implique una menor necesidad de recurrir a medicamentos. Este tratamiento implica recibir inyecciones periódicamente —como determine su alergista— durante un período de tres a cinco años. La inmunoterapia ha demostrado ser efectiva en disminuir la sensibilidad a los alérgenos.

Rinitis no alérgica
Muchas personas que tienen síntomas de rinitis no tienen alergias. Si usted tiene rinitis no alérgica, evitar los alérgenos no es necesario y no ayudará con los síntomas. Es por esta diferencia que es tan importante que usted visite a un alergista para determinar a qué es y a qué no es alérgico.

La rinitis no alérgica por lo general comienza en la edad adulta y produce síntomas a lo largo de  todo el año, en especial secreciones nasales y taponamiento nasal. Los olores fuertes, la polución, los cambios climáticos, el humo y otros irritantes pueden causar síntomas de rinitis no alérgica. Los síntomas de rinitis no alérgica también pueden desarrollarse como efectos colaterales de los medicamentos, incluso medicamentos para la presión arterial, anticonceptivos orales o medicamentos utilizados para la disfunción eréctil. Otra tipo de rinitis no alérgica es causada por atomizadores nasales descongestivos, como oximetazolina, cuando se usan durante períodos de tiempo prolongados. Este tipo de rinitis inducida por medicamentos se llama rinitis medicamentosa.

Tratamiento de la rinitis no alérgica
Las anihistaminas orales y los fármacos antileucotrienos por lo general no benefician a la rinitis no alérgica. Sin embargo, las opciones de tratamiento incluyen atomizadores nasales con corticoesteroides y sprays antihistamínicos nasales. El atomizador nasal ipratropio puede aliviar las secreciones nasales, y las píldoras descongestivas pueden usarse según sea necesario para aliviar el taponamiento nasal.

Se pueden considerar otras formas de tratamiento si existen problemas con la estructura de su nariz, como es el caso de conductos de drenaje angostos, tumores o tabique nasal desviado (el hueso y el cartílago que separan el orificio nasal derecho del izquierdo). En estos casos, puede ser necesario recurrir a la cirugía.
 

Consejos para la salud
• Existen dos clases de rinitis: alérgica y no alérgica. Esta distinción es importante para brindar el mejor plan de control de sus síntomas.
• La forma alérgica de la rinitis puede ser causada por los alérgenos de exterior como el polen y las esporas de moho. Se la llama rinitis alérgica estacional o fiebre de heno.
• La rinitis alérgica también puede ser causada por alérgenos de interior como los polvos de ácaro o mascotas. Se llama rinitis alérgica perenne dado que los síntomas suelen ocurrir a lo largo de todo el año.


Sentirse mejor. Vivir mejor.
El alergista/inmunólogo, a menudo llamado alergista, es un pediatra o internista que tiene, como mínimo, dos años adicionales de capacitación especializada en el diagnóstico y tratamiento de problemas como alergias, asma, enfermedades del sistema inmunológico, y la evaluación y tratamiento de pacientes con infecciones recurrentes, como las enfermedades del sistema inmunológico.

Una atención adecuada puede marcar la diferencia entre sufrir con una enfermedad alérgica y sentirse mejor. Consultando a un alergista, se puede tener un diagnóstico exacto, un plan de tratamiento apropiado e información que lo ayudará a controlar su enfermedad.

El servicio “Encuentre un Alergista/Inmunólogo” de la AAAAI es un recurso de confianza para ayudarlo a encontrar un especialista cerca de su hogar.

AAAAI - American Academy of Allergy Asthma & Immunology