Alergia al látex Consejos para tener en cuenta - Latex Allergy: Tips to Remember

El caucho natural es un líquido lechoso que se encuentra en el árbol de caucho. El problema no es la goma en sí, sino una proteína contaminante presente en el caucho. El látex de caucho natural se utiliza para hacer guantes, condones, globos, bandas elásticas, gomas de borrar y juguetes. El látex también se usa para tetinas de biberones y chupetes. Puede resultar sorprendente, pero las pinturas al látex no contienen proteínas de látex de caucho natural.

La alergia al látex era inusual hasta finales de 1980, fecha en que más profesionales de la salud comenzaron a usar guantes de látex empolvados para controlar las infecciones. En la década de 1990, los fabricantes descubrieron maneras de hacer guantes con látex sintético y/o sin polvo, por lo que la cantidad de nuevos casos ha disminuido.

Reacciones al látex
Los síntomas de alergia son el resultado de una reacción en cadena que comienza en el sistema inmunológico. Su sistema inmunológico controla el modo en el que el cuerpo se defiende. Si usted tiene una alergia, el sistema inmunológico identifica como invasor o alérgeno algo que normalmente es inofensivo. Si tiene alergia al látex, sobrerreacciona produciendo anticuerpos llamados Inmunoglobulina E (IgE) que puede reaccionar con las proteínas que se encuentran en el látex de caucho natural. Estos anticuerpos viajan a las células que liberan químicos, y causan una reacción alérgica. Esta reacción generalmente produce síntomas en la nariz, pulmones, garganta, senos, oídos, revestimiento del estómago o sobre la piel.

Las personas que padecen de esta alergia tienen síntomas como urticaria o ronchas, picazón o enrojecimiento, inflamación, estornudos, secreción nasal, tos, sibilancias, disnea, opresión en el pecho, náuseas, mareos o sensación de mareo. Cualquier combinación de estos síntomas puede ser un signo de anafilaxia, una reacción potencialmente mortal que requiere atención médica inmediata.

Otros productos químicos utilizados para hacer guantes de látex pueden causar una erupción (eccema) retrasada que solo se produce en los lugares en que el material toca la piel. Esto se conoce como dermatitis de contacto. El enrojecimiento, ronchas con picazón o ampollas aparecen generalmente entre las 12 y 48 horas. Estos síntomas son molestos, pero no ponen el peligro la vida.

El látex también puede transportarse por aire y causar síntomas respiratorios. Por ejemplo, las proteínas del látex pueden adherirse al polvo de almidón de maíz que se utiliza en los guantes de látex. Con el uso de los guantes de látex empolvados, las partículas de almidón y los alérgenos del látex se transmiten por aire, de manera que pueden ser inhalados o pueden entrar en contacto con la nariz o los ojos y provocar síntomas. Se han registrado altas concentraciones de este polvo alergénico en unidades de cuidados intensivos y quirófanos. El uso de guantes de látex no empolvados o sintéticos (de vinilo, nitrilo) reduce el riesgo de estas reacciones. La capacidad de los productos de látex, en especial de los guantes, de causar reacciones alérgicas varía enormemente según la marca y el lote de producción.

Tratamiento de la alergia al látex
El primer paso en el tratamiento de la alergia al látex es ser consciente del problema. El alergista/inmunólogo, a menudo llamado alergista, tiene el conocimiento y la experiencia para diagnosticar el problema y desarrollar un plan de tratamiento.

Su alergista puede prescribir un antihistamínico para síntomas leves de alergia al látex. Su alergista también podrá indicarle que lleve siempre epinefrina o adrenalina para la eventualidad de una reacción severa al látex. Su médico puede ayudarlo a decidir si debe usar una pulsera que alerte sobre la alergia.

Si la alergia es grave, es importante informar a su familia, empleadores, personal de la escuela y profesionales de la medicina. Si deben operarlo, pida que todo el material sea material libre de látex.

Si tiene dificultades para respirar cuando está cerca del látex, manténgase alejado de las áreas donde se utilizan guantes empolvados y evite todo contacto directo con el látex.

Si tiene que usar guantes, trate de usar guantes de vinilo o nitrilo en lugar de látex. Los guantes de látex sintético no contienen látex natural y pueden ser otra opción. Se pueden usar en casi todas las circunstancias, incluso para usos quirúrgicos, pero es probable que sean más costosos. Si tiene tendencia a las reacciones cutáneas (eccema) al látex, puede ser una buena opción los guantes de látex hechos sin productos químicos adicionales.

En algunas personas, los condones de látex pueden causar reacciones graves. Si cualquiera de las partes tiene una alergia al látex, los condones de caucho sintético son la mejor opción, aunque también se pueden utilizar condones de piel natural.

¿Quiénes enfrentan mayores riesgos?
Quienes se dedican a la salud y quienes están en la industria del caucho tienen más riesgo de desarrollar reacciones alérgicas graves al látex. También corren mayor riesgo las personas que han tenido múltiples intervenciones médicas o cirugías. Esto se debe a que el mayor peligro de una reacción grave ocurre cuando el látex entra en contacto con áreas húmedas del cuerpo, por ejemplo, durante la cirugía.

Si usted tiene alergia al látex, también tiene un mayor riesgo de ser alérgico a ciertos alimentos, como las bananas, aguacates, kiwi y castañas europeas. Estos alimentos y el látex comparten ciertas proteínas que causan una reacción en las personas que padecen de esta alergia.

Consejos para la salud

  • Quienes reaccionan al látex generalmente desarrollan un eccema cutáneo. Esto es molesto, pero no pone en peligro la vida.
  • No hay cura para la alergia al látex. Quienes padecen de reacciones graves deben evitar el látex.
  • Si tiene dificultades para respirar cuando está cerca de látex, o si tiene una combinación de síntomas, busque atención médica de inmediato. Los síntomas son ronchas, picazón o enrojecimiento, inflamación, estornudos, secreción nasal, tos, sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho, náuseas, mareos o sensación de mareo.
  • Un alergista es el mejor profesional médico para determinar si usted es alérgico al látex.
  • La Ley de Estadounidenses con Discapacidades de 1990 cubre a personas que padecen de alergias severas a sustancias como el látex. Hable con su empleador acerca de sus opciones.

Sentirse mejor. Vivir mejor.
El alergista/inmunólogo, a menudo llamado alergista, es un pediatra o internista que tiene, como mínimo, dos años adicionales de capacitación especializada en el diagnóstico y tratamiento de problemas como alergias, asma, enfermedades del sistema inmunológico, y la evaluación y tratamiento de pacientes con infecciones recurrentes, como las enfermedades del sistema inmunológico.

Una atención adecuada puede marcar la diferencia entre sufrir con una enfermedad alérgica y sentirse mejor. Consultando a un alergista, se puede tener un diagnóstico exacto, un plan de tratamiento apropiado e información que lo ayudará a controlar su enfermedad.

El servicio “Encuentre un Alergista/Inmunólogo” de la AAAAI es un recurso de confianza para ayudarlo a encontrar un especialista cerca de su hogar.

AAAAI - American Academy of Allergy Asthma & Immunology