Afecciones de alergia cutánea Consejos para tener en cuenta - Allergic Skin Conditions: Tips to Remember

La mayoría de las personas en algún momento padece de irritaciones cutáneas. Estas irritaciones son tan comunes y variadas que tienen diferentes nombres, lo que pueden dar lugar a confusiones. Cuando un alérgeno es responsable de desencadenar una respuesta del sistema inmunológico, la irritación es una afección cutánea alérgica.
Hay varios tipos de afecciones de alergia cutánea. El alergista/inmunólogo, usualmente llamado alergista, tiene una sólida formación y experiencia para determinar cuál es la afección que usted tiene y desarrollar un plan de tratamiento que lo ayudará a sentirse mejor.

Ronchas y angioedema
Urticaria es el término médico para las ronchas, que son zonas de la piel enrojecidas, irritadas e inflamadas. Aparecen en cualquier lugar del cuerpo y su tamaño puede variar. La mayoría de las ronchas son agudas y desaparecen en unos pocos días o semanas, pero algunas personas padecen de ronchas crónicas con síntomas que aparecen y desaparecen a lo largo de meses o años. Su alergista podrá prescribir antihistamínicos para aliviar los síntomas.

Si se identifica la causa, se debe evitar ese factor desencadenante. Sin embargo, la mayoría de los casos crónicos no se relacionan con la alergia. No se recomiendan las evaluaciones periódicas, como hemogramas o exámenes de alergia, porque es poco probable que determinen una causa y no marcan una diferencia en cuanto a estrategias de tratamiento.

Si bien se relaciona con las ronchas, el angioedema  es una inflamación que afecta las capas más profundas de la piel. Por lo general, no hay enrojecimiento ni picazón, y a menudo afecta los párpados, labios, lengua manos y pies. El angioedema normalmente se presenta con ronchas, pero puede presentarse solo.

Las reacciones a los alimentos, a los fármacos y a las picaduras de insectos son una causa común de las ronchas agudas y del angioedema. Las infecciones virales o bacterianas también pueden desencadenar ronchas agudas. Las ronchas también pueden ser causadas por factores físicos como frío, calor, ejercicio físico, presión y exposición a la luz solar.

Dermatitis
Es una inflamación de la piel que produce un sarpullido (rash) rojo, escamoso y con picazón, conocido como dermatitis. Dos de los tipos más comunes son la dermatitis atópica (a menudo llamada eccema) y la  dermatitis de contacto.

Dermatitis atópica (eccema)
El eccema es una afección cutánea crónica que generalmente comienza en la lactancia  o en la primera infancia, y a menudo se asocia con alergia alimentaria, rinitis alérgica y asma.

Determinados alimentos pueden desencadenar eccemas, en especial en niños pequeños. Las infecciones cutáneas por estafilococos también pueden causar brotes en los niños. Otros potenciales desencadenes incluyen la caspa animal, los ácaros del polvo, la transpiración o el contacto con sustancias irritantes como lana o jabones.

Evitar la picazón es el principal objetivo del tratamiento. No rasque ni frote el sarpullido. Resulta útil aplicar compresas frías y cremas o pomadas. Es importante evitar todas las sustancias irritantes que empeoran su afección. Si se identifica a un alimento como la causa, elimínelo de su dieta.

Los corticoesteroides y otras cremas antiinflamatorias que se aplican sobre la piel son más efectivos en el tratamiento del sarpullido. A menudo se recomiendan antihistamínicos para ayudar a aliviar la picazón. En los casos graves, también se recetan corticoesteroides por vía oral. Cuando se sospecha que la infección cutánea por estafilococos es el elemento desencadenante de un brote de eccema, se suelen recomendar antibióticos.

Dermatitis por contacto
Cuando determinadas sustancias entran en contacto con su piel, pueden causar un sarpullido llamado dermatitis por contacto. Hay dos tipos de dermatitis por contacto: irritante y alérgica.

La dermatitis por contacto irritante ocurre cuando una sustancia daña la parte de la piel con la que la sustancia entra en contacto. Por lo general, hay más dolor que picazón. Cuanto más tiempo está su piel en contacto con la sustancia, o cuanto más fuerte es la sustancia, más grave será la reacción. Estas reacciones se presentan con más frecuencia en las manos, y con frecuencia se deben a sustancias con las que se entra en contacto en el lugar de trabajo.

En el caso de la dermatitis por contacto con irritantes, evite la sustancia que causa la reacción. En algunos casos, el uso de guantes puede resultar útil. Al evitarse la sustancia se aliviarán los síntomas y se evitarán daños perdurables a su piel.

La dermatitis alérgica de contacto es más conocida por la reacción con enrojecimiento, ampollas y picazón que se experimenta luego de tocar una hiedra venenosa. Esta reacción alérgica es causada por un químico de la planta llamado urushiol. Se puede producir una reacción al tocar otros objetos con los que la planta hubiera entrado en contacto. Pero una vez que se ha limpiado la piel, no aparece otra reacción por tocar el sarpullido o las ampollas. Las reacciones de dermatitis alérgica por contacto pueden producirse entre 24 y 48 horas luego del contacto. Una vez que comienza una reacción, puede tardar entre 14 y 28 días en desaparecer, incluso con tratamiento.

Con frecuencia, el níquel, los perfumes, las tinturas, los productos de caucho (látex) y los cosméticos también causan dermatitis alérgica por contacto. Algunos ingredientes de los medicamentos aplicados sobre la piel pueden causar una reacción. La neomicina, uno de los ingredientes de las cremas antibióticas, es un agente causal común.

El tratamiento depende de la gravedad de los síntomas. Los paños fríos y las compresas pueden ofrecer alivio en la etapa inicial del sarpullido, en la que hay ampollas que producen picazón. Se pueden prescribir cremas corticoesteroides de uso externo. Para reacciones graves, como en el caso de la hiedra venenosa, también es posible prescribir prednisona por vía oral.

Para evitar que se repita la reacción, evite el contacto con la sustancia causante de la reacción. Si usted y su alergista no pueden determinar qué causó la reacción, su alergista podrá solicitar exámenes para ayudar a identificarla.

Consejos para la salud
• Si la piel está roja, escamosa, inflamada, con erupciones o con picazón, puede ser que tenga una alergia cutánea
• La urticaria (roncha) es una zona enrojecida de la piel, dolorosa e inflamada, que puede variar de tamaño, y aparece en cualquier lugar del cuerpo. El angioedema es una inflamación de las capas más profundas de la piel, que a menudo se produce junto con la urticaria.
• La dermatitis atópica (eccema) es un sarpullido escamoso y que produce picazón que afecta el rostro, los codos y las rodillas.
• Cuando determinadas sustancias entran en contacto con la piel, pueden causar un sarpullido llamado dermatitis por contacto.

Sentirse mejor. Vivir mejor.
El alergista / inmunólogo, usualmente llamado alergista, es un pediatra o internista con al menos dos años adicionales de especialización en el diagnóstico y tratamiento de alergias, asma, deficiencias del sistema inmunológico y otras afecciones del sistema inmunológico.

La visita al consultorio de un alergista puede darnos un diagnóstico exacto, un plan de tratamiento adecuado e información que nos ayudará a controlar la enfermedad y a sentirnos mejor.

El servicio “Encuentre un Alergista/Inmunólogo” de la AAAAI es un recurso de confianza para ayudarlo a encontrar un especialista cerca de su hogar.

AAAAI - American Academy of Allergy Asthma & Immunology