Esofagitis Eosinofílica (EE) - Eosinophilic Esophagitis (EoE)


La esofagitis eosinofílica (EE) es una afección alérgica/del sistema inmunológico recientemente identificada. Las personas que padecen de EE tienen inflamación o hinchazón del esófago. El esófago es un tubo que envía la comida desde la boca hasta el estómago.

En la EE, hay presencia de grandes cantidades de leucocitos, llamados eosinófilos, en el tejido del esófago. Normalmente no hay eosinófilos en el esófago. La EE puede presentarse a cualquier edad y ocurre con mayor frecuencia en varones caucásicos. Los síntomas de EE varían según la edad. En el caso de lactantes y niños pequeños, se puede observar que se niegan a comer o que  no crecen de manera normal. Los niños en edad escolar a menudo tienen dolor abdominal recurrente, problemas para tragar o vómitos. Los adolescentes y los adultos a menudo tienen dificultades para tragar. El esófago puede angostarse a tal punto que la comida se atasca. Esto se llama impactación alimentaria y es una emergencia médica.

Los alergistas y los gastroenterólogos notan que hay muchos más pacientes con EE. Se debe a un aumento en la frecuencia de EE y a que los médicos tienen más conciencia  sobre el tema. La EE se considera una afección crónica.

Otras enfermedades también pueden causar la presencia de eosinófilos en el esófago. Un ejemplo es el reflujo ácido.

Diagnóstico de la esofagitis eosinofílica
Actualmente, la única manera de diagnosticar la EE es mediante una endoscopia y biopsia del esófago. La endoscopía es un procedimiento médico que permite a su médico ver qué está ocurriendo en su esófago. Durante la biopsia, se retiran y analizan muestras de tejido.

El diagnóstico de EE es realizado por un gastroenterólogo y un patólogo. Gastroenterólogos, patólogos y alergistas siguen determinados criterios para diagnosticar la EE. Estos incluyen antecedentes médicos coincidentes con la EE, una observación del esófago durante el procedimiento de endoscopía y la cuidadosa evaluación hecha por un patólogo de los tejidos extraídos del esófago.

Esofagitis eosinofílica y alergias
La mayoría de los pacientes con EE son atópicos. Una persona atópica es alguien que tiene antecedentes familiares de alergias o asma y síntomas de uno o más trastornos alérgicos. Estos incluyen asma, rinitis alérgica, dermatitis atópica y alergia a los alimentos. También se ha observado que la EE se produce en otros miembros de la familia. Una vez que un gastroenterólogo ha hecho el diagnóstico de EE, es importante hacer pruebas de alergia. Le dará a usted, a su familia y al gastroenterólogo información para poder tratar adecuadamente todos los aspectos alérgicos de su EE. También ayudará a planificar una terapia dietaria y la eventual reincorporación de alimentos a su dieta.

Esofagitis eosinofílica: Alergias ambientales
Las alergias ambientales a sustancias como ácaro del polvo, animales, polen y mohos pueden tener un papel clave en la EE. En el caso de algunos pacientes, pareciera que sus EE empeoran durante las temporadas de polen. A menudo las pruebas de alergia para determinar la presencia de estas alergias ambientales comunes están incluidas en la evaluación de la EE.

Esofagitis eosinofílica: Alergias alimentarias
Las respuestas inmunológicas adversas a los alimentos son la principal causa de EE en una gran cantidad de pacientes.

Los alergistas son expertos en evaluar y tratar la EE relacionada con alergias alimentarias.  Sin embargo, la relación entre las alergias alimentarias y la EE es compleja. En muchos tipos de alergia alimentaria, los disparadores son fácilmente diagnosticados por antecedentes de reacción alérgica severa como ronchas luego de la ingestión de la comida.  En la EE, es más difícil establecer el papel de los alimentos dado que las reacciones son más lentas y, de esta manera, es más difícil señalar a un único alimento como el disparador. Los alergistas podrán hacer una serie de exámenes de alergia para identificar el alimento que produce la EE.  Alimentos como productos lácteos, huevos, soja y trigo son las principales causas de EE. Sin embargo, las alergias a estos alimentos a menudo no pueden ser fácilmente comprobadas mediante los exámenes convencionales de alergia (pruebas cutáneas, pruebas con parches o análisis de sangre). Una vez que un alimento ha sido retirado de la dieta de una persona, los síntomas generalmente mejoran en un par de semanas.

Esofagitis eosinofílica: Pruebas cutáneas
Las personas que tienen alergias reaccionan a una sustancia en particular que se encuentra en el ambiente o en su dieta. Cualquier sustancia que pueda disparar una reacción alérgica se llama alérgeno.

Las pruebas cutáneas introducen una pequeña cantidad de alérgeno en la piel mediante una pequeña punción con un dispositivo punzante y que tiene una gota de alérgeno. Los alimentos utilizados en las pruebas de alergia por lo general provienen de empresas comerciales. Ocasionalmente, los alimentos para las pruebas cutáneas se preparan frescos en el consultorio del alergista o son provistos por la familia.

Las pruebas cutáneas brindan al alergista información específica sobre a qué alimentos usted es alérgico y a qué alimentos no es alérgico. Los pacientes que padecen de alergia tienen un anticuerpo alérgico llamado  Inmunoglobulina E (IgE). Los pacientes con IgE para el alérgeno especialmente puesto en su piel tendrán una zona de hinchazón y enrojecimiento donde se realizó la prueba cutánea. En aproximadamente 15 minutos se pueden ver los resultados del examen.

Esofagitis eosinofílica: Análisis de sangre
A veces, el alergista podrá hacer un análisis de sangre (llamado inmunoanálisis específico del suero) para determinar si usted tiene alergias. Este examen puede ser útil en determinadas condiciones relacionadas con las alergias alimentarias. Los resultados de los análisis de sangre no se consideran tan útiles como las pruebas cutáneas en el caso de la EE y no se recomiendan para la evaluación de rutina de alergias alimentarias en EE.

Esofagitis eosinofílica: Pruebas con parches alimentarios
La eliminación de alimentos exclusivamente sobre la base de pruebas cutáneas no siempre controla la EE. Las pruebas de parches alimentarios son otro tipo de prueba de alergia que pueden resultar útiles en el diagnóstico de EE. Esta prueba se usa para determinar si el paciente tiene reacciones tardías al alimento. La prueba de parche se hace colocando una pequeña cantidad de alimento fresco en una pequeña cámara de aluminio llamada cámara de Finn. La cámara de Finn luego se adhiere a la espalda de la persona. El alimento que está en la cámara entra en contacto con la piel durante 48 horas. Luego se retira, y el alergista lee los resultados a las 72 horas. Las áreas de la piel que entraron en contacto con el alimento y se han inflamado indican una reacción tardía positiva al alimento. Los resultados de la prueba de parche alimentario ayudarán a su médico a ver si hay alimentos que usted debe evitar.


Esofagitis eosinofílica: Tratamiento


Dietas determinadas por las pruebas con alimentos
Si se le diagnostican alergias a alimentos específicos luego de la prueba cutánea y parches alimentarios, su médico podrá decidir retirar las comidas específicas de su dieta.  En algunas personas, esto ayuda a controlar la EE.

Dietas de eliminación empírica
Eliminar los principales alérgenos alimentarios de la dieta antes de cualquier prueba de alergia también es un tratamiento aceptado de EE. Los alimentos excluidos generalmente incluyen lácteos, huevos, trigo, soja, maní, nueces y pescado. Estas dietas han demostrado ser muy útiles para tratar la EE, si bien pueden ser muy difíciles de seguir. Los alimentos por lo general se vuelven a incorporar, uno por vez, con endoscopias de seguimiento para asegurar que la EE continúa bajo control.

Dietas elementales
En estas dietas, todas las fuentes de proteína se retiran de la dieta. El paciente recibe nutrientes de una fórmula con aminoácidos, además de azúcares y aceites simples. Todos los demás alimentos se retiran de la dieta. Puede ser necesaria una sonda nasogástrica ya que a mucha gente  no le gusta el sabor de esta fórmula. Este abordaje generalmente se reserva para los niños con múltiples alergias que no han respondido a otros tipos de tratamiento  

Terapia médica
Actualmente no existen medicamentos aprobados para tratar la EE. Sin embargo, algunos medicamentos han demostrado una reducción en la cantidad de eosinéfilos en el esófago y mejoría de los síntomas. Los glucocorticosteroides, que controlan la inflamación, son los medicamentos más útiles para tratar la EE. El tratamiento más común es la ingestión de pequeñas dosis de corticoesteroides. Hay disponibles diferentes presentaciones de corticoesteroides orales. Al principio, pueden requerirse dosis más elevadas para controlar la inflamación, pero se relacionan con un mayor riesgo de efectos colaterales.

Los inhibidores de la bomba de protones, que controlan la cantidad de ácido producido, también se han utilizado para diagnosticar y tratar la EE. Algunos pacientes responden bien a los inhibidores de la bomba de protones y tienen un gran aumento en la cantidad de eosinófilos e inflamación cuando se ha hecho una endoscopia y biopsia de seguimiento. No obstante, los inhibidores de la bomba de protones también pueden mejorar los síntomas de EE sin mejorar la inflamación. Los investigadores ahora están estudiando su uso para tratar la EE. Para el tratamiento de la EE, es muy importante el cuidadoso monitoreo de un médico experimentado.

Se están estudiando nuevos tipos de tratamiento que podrían ser de gran ayuda para los pacientes.

Trabajando con los médicos
La EE es una enfermedad compleja. Es importante que los pacientes escuchen a su gastroenterólogo para saber cómo manejar la EE y saber cuándo es necesaria una endoscopía para controlar si la afección está mejorando o empeorando. Los pacientes también deben trabajar de cerca con su alergista/inmunólogo para determinar si existen alergias. El alergista/inmunólogo también podrá decirle si debe evitar algún alimento y podrá ayudarlo a manejar problemas relacionados, como asma y rinitis alérgica. Si sigue una dieta para tratar su EE, a menudo se recomienda que consulte a un experto en nutrición.

La cooperación entre médicos y familiares es importante. Cuando uno descubre que tiene EE, la sensación puede ser abrumadora. Por lo general es beneficioso que las familias participen en grupos y organizaciones de apoyo. Visite APFED y CURED. Son dos organizaciones no profesionales que tienen relación continua con la AAAAI.

Su alergista / inmunólogo podrá darle más información sobre la EE, pruebas de alergia y tratamiento.

AAAAI - American Academy of Allergy Asthma & Immunology