Guía sobre la vacuna contra la gripe para pacientes con inmunodeficiencia


Este artículo ha sido reseñado por Thanai Pongdee, MD, FAAAAI

Si bien las vacunas son la mejor herramienta para prevenir la gripe, ¿es correcto aplicar vacunas a los pacientes con inmunodeficiencia?

Los pacientes inmunodeficientes tienen una resistencia reducida a las infecciones; a menudo, se repiten sus infecciones o enfrentan infecciones que son más graves y causan complicaciones inesperadas.

En general, hoy dos tipos de vacunas: vacunas vivas y vacunas inactivadas. Las vacunas vivas contienen bacterias vivas o un virus que ha sido modificado. Es decir que han perdido su capacidad de causar la enfermedad o son suministradas por una vía que impide que causen la enfermedad clínica. Las vacunas inactivadas son lo que indica el nombre: la bacteria o virus de la vacuna está muerta.

La diferencia entre las vacunas vivas y las inactivadas es importante para quienes tienen trastornos del sistema inmunitario. Las vacunas vivas no deben administrarse a pacientes con inmunodeficiencia. Esto incluye a FluMist®, una vacuna intranasal viva contra la gripe. Además, los miembros de la familia o quienes cohabitan  no deben recibir vacunas vivas, ya que pueden transmitir el virus vivo al miembro de la familia que tiene la inmunodeficiencia.

Es importante enfatizar que todos los pacientes con inmunodeficiencia y todos los miembros de sus familias u otras personas que estén en contacto con el hogar deben aplicarse vacunas inactivadas contra la gripe.  Si bien existe la posibilidad de que algunos pacientes con inmunodeficiencia puedan no tener una buena respuesta inmunitaria, la vacuna inactivada no representa un peligro. Además, si los miembros de la familia y otras personas en contacto con el hogar reciben la vacuna, se reduce el riesgo de que se desarrolle gripe y se transmita al paciente inmunodeficiente.

Además de asegurarse de que el paciente inmunodeficiente y quienes cohabitan con él/ella reciben vacunas con el virus de gripe inactivado,  se deben tomar medidas preventivas como el lavado de manos. Si usted, un miembro de la familia o alguien que esté en contacto con el hogar comienza a tener síntomas de gripe, se debe consultar a un médico. El médico podrá recetar medicamentos antivirales contra la gripe, que deben tomarse ante los primeros síntomas.

AAAAI - American Academy of Allergy Asthma & Immunology