Entendiendo el angioedema hereditario

Este artículo ha sido reseñado por Thanai Pongdee, MD, FAAAAI

El angioedema hereditario (AEH) es una afección genética rara. Quienes padecen de AEH o bien tienen un bajo nivel en sangre de una proteína importante (C1-INH) o bien esta proteína C1-INH no está trabajando correctamente. Estas formas de angioedema hereditario son diferentes del angioedema alérgico. El angioedema alérgico es una reacción cutánea comúnmente asociada con la urticaria (ronchas). El angioedema hereditario es un trastorno que puede poner en peligro la vida, y que es causado por una anomalía hereditaria.

Síntomas y diagnóstico del AEH
El término “edema” significa hinchazón. El angioedema hereditario causa episodios dolorosos de hinchazón, por lo general en el rostro, manos, pies o genitales. También pueden producirse hinchazones peligrosas en las vías respiratorias de los pulmones o en las paredes intestinales. Estos síntomas se pueden mover de un lugar a otro durante el mismo episodio.

La mayoría de los episodios o ataques son difíciles de predecir, y los desencadenantes varían de una persona a otra. Estos desencadenantes pueden incluir ansiedad, cirugía, tratamientos odontológicos, medicamentos y enfermedades como resfrío y gripe.

Muchas personas tienen tempranos signos de alerta de un ataque de AEH. Por ejemplo, la extrema fatiga, el hormigueo en la piel, la voz ronca o cambios abruptos de humor pueden indicar que se aproxima un episodio.

Puede resultar difícil diagnosticar el AEH. Debido a que se trata de una enfermedad rara, los médicos generalmente comienzan por descartar afecciones más comunes que tienen síntomas similares. Además de un examen físico y de los antecedentes médicos, el AEH se diagnostica mediante la medición del nivel y la función de C1-INH en sangre.

Vivir con AEH
Se han hecho importantes avances en la década pasada para ayudar a tratar esta que es una afección de por vida. Su  médico podrá recetar un medicamento para evitar los ataques. También existen medicamentos para tratar los ataques de AEH. Además de los medicamentos, el mejor abordaje para tratar esta enfermedad es estar al tanto de los primeros signos de advertencia y los desencadenantes que pueden provocar un ataque. Registrar información en una agenda o diario resultará útil para que usted y su médico desarrollen un plan de tratamiento personalizado con el fin de que usted pueda llevar una vida plena.

AAAAI - American Academy of Allergy Asthma & Immunology