Humidificadores y alergias de interior (Humidifiers and Indoor Allergies)

Este artículo ha sido reseñado por Thanai Pongdee, MD, FAAAAI

Durante el invierno, el aire seco del interior a menudo causa agrietamiento en los labios, sequedad cutánea e irritación en los conductos sinusales. La humedad del humidificador puede aliviar los conductos sinusales resecos. Sin embargo, si usted padece de alergias de interior, el polvo y la humedad del humidificador pueden resultar más un daño que un alivio.

El principal alérgeno de interior es el ácaro de polvo. Los ácaros del polvo crecen mejor en los lugares húmedos. Al humedecerse el aire con un humidificador se crea el ambiente perfecto para que los ácaros de polvo vivan y prosperen. Mantenga los niveles de humedad de su hogar entre 30 y 45%. Puede monitorear los niveles con un higrómetro.

Las esporas de moho también pueden constituir un problema para quienes padecen de alergias al moho. Es importante limpiar y cambiar el filtro del humidificador periódicamente para que el moho no crezca dentro del aparato y luego se esparza por la vivienda. Lea las instrucciones del fabricante para saber cómo limpiar el humidificador.

Si es posible, utilice agua destilada o desmineralizada en su humidificador. El nivel más alto de minerales del agua de grifo puede aumentar el crecimiento de la bacteria, lo que da como resultado un polvo blanco e irritación adicional en sus senos.

Si padece de alergias de interior, visite a su alergista/inmunólogo para ser si el uso del humidificador puede ayudarlo a usted y a sus senos a superar el invierno.

AAAAI - American Academy of Allergy Asthma & Immunology