Receta para lavado sinusal salino - Saline Sinus Rinse Recipe

Este artículo ha sido reseñado por Thanai Pongdee, MD, FAAAAI

El lavado sinusal salino constituye un alivio para los pacientes con sinusitis crónica o problemas de rinitis, y les evita la necesidad de utilizar  medicamentos.

Si usted padece de infecciones crónicas o infecciones agudas de los senos, el lavado de los senos puede ser útil para retirar y ayudar a que disminuya el exceso de mucosidad. Si padece de rinitis alérgica, estos lavados pueden causarle alivio al retirarse los alérgenos de las fosas nasales y de los senos.

Si bien el proceso de lavado es fácil, puede resultar extraño al comienzo y puede requerirle tiempo hasta que se acostumbre.

Es posible comprar sin necesidad de recetas varios dispositivos para lavado de senos. Son fáciles de usar y se pueden comprar en la mayoría de las farmacias. También puede hacer en su casa su propia receta simplemente con tres ingredientes y gastando menos dinero.

Receta de lavado salino
Ingredientes
1. Sal para encurtidos o enlatados, sin yodo, antiapelmazantes o conservantes (pueden irritar el tejido nasal)
2. Bicarbonato
3. 8 onzas (1 taza) de agua tibia destilada o hervida

En un recipiente limpio, mezcle 3 cucharaditas bien colmadas de sal sin yodo con una cucharadita colmada de bicarbonato y guarde en un pequeño recipiente hermético. Agregue una cucharadita de la mezcla a 8 onzas (1 taza) de agua tibia destilada o hervida.

Use menos ingredientes secos para hacer una solución más suave si se experimenta quemazón o picazón. Para los niños, utilice media cucharadita en 4 onzas de agua.

Utilizando una perita de goma suave, perita infantil nasal o un producto comercial para lavado salino, realice el lavado siguiendo estos pasos:

1. Aspire la solución salina con la pera. Incline la cabeza sobre el lavabo (o en la ducha) y rótela hacia la izquierda. Con suavidad, coloque unas 4 onzas de solución en la parte superior de la fosa nasal derecha. Respire normalmente a través de la boca. En pocos segundos, la solución debería salir a través de su fosa nasal izquierda. Rote la cabeza y repita el proceso del lado izquierdo.

2. Ajuste la posición de la cabeza según sea necesario para que la solución no entre en la garganta ni en los ojos.

3. Suene la nariz con suavidad para evitar que la solución entre en el oído y cause molestias.

4. Luego de realizar el lavado, puede continuar usando el medicamento nasal que normalmente utiliza. Puede que observe un mejor funcionamiento.

No lave los senos si sus vías nasales están severamente bloqueadas. Como con cualquier producto médico, asegúrese de hablar con su médico antes de usar lavados sinusales y deje de realizarlos si experimenta dolor, sangrado nasal o si se presentan otros problemas.

El alergista/inmunólogo tiene la capacitación y experiencia para diagnosticar con exactitud su afección y suministrar el plan de tratamiento para ayudarlo a sentirse mejor.

AAAAI - American Academy of Allergy Asthma & Immunology