Alergia a la penicilina. ¿Qué debe saber? (Penicillin Allergy – what do you need to know?)

Alergia a la penicilinaEste artículo ha sido reseñado por Thanai Pongdee, MD, FAAAAI

Las penicilinas son antibióticos ampliamente usados que tienen importantes roles en el tratamiento de las infecciones bacterianas. La etiqueta “alérgico a la penicilina” a menudo se usa en la niñez cuando las infecciones infantiles más comunes pueden, de por sí, contribuir con las alergias o ser confundidas con ellas. Además, incluso en los casos de verdadera alergia, más del 90% ya no tendrá esta tendencia luego de un período de 10 años. En consecuencia, si bien aproximadamente un 10% de la población está considerada como alérgica a la penicilina, más del 90% de estas personas en verdad son negativas en las pruebas de alergia y pueden tolerar la penicilina. En términos generales, las penicilinas son los antibióticos más seguros y efectivos para muchas infecciones, y por lo tanto es importante determinar si un paciente es realmente alérgico a la penicilina.

Síntomas de alergia a la penicilina y tratamiento
Las reacciones alérgicas inmediatas a las penicilinas generalmente se producen rápidamente (menos de una hora) luego de recibirse una dosis del medicamento, y a menudo ocurren en pacientes que han tolerado previos tratamientos a base de penicilina sin ningún problema. Los síntomas por lo general involucran la piel e incluyen:
•    Ronchas (también conocidas como verdugones o urticaria, un enrojecimiento con inflamación y picazón)
•    Inflamación (también conocida como angioedema) por lo general se produce en el rostro y extremidades, como manos y pies.
El tratamiento de estas reacciones por lo general implica una antihistamina y a menudo un corticosteroide administrado por vía oral o inyectado.
 
En casos raros, pueden producirse reacciones más graves que sugieran anafilaxia, incluso las siguientes:
•    Inflamación de lengua, garganta y labios
•    Síntomas respiratorios como dificultades para respirar, tos, opresión en el pecho y sibilancia
•    Mareo, pérdida de la conciencia (causada por presión arterial baja)

Estos síntomas requieren tratamiento inmediato con epinefrina, que puede darse con un autoinyector en caso de estar disponible, y/o en la sala de emergencias más cercana o llamando a los Servicios Médicos de Emergencia. Los tratamientos adicionales pueden incluir albuterol para tratar los síntomas respiratorios, terapia intravenosa y corticosteroides.

Diagnóstico de alergia a la penicilina
La alergia a la penicilina puede ser evaluada por un alergista/inmunólogo, quien obtendrá una detallada historia clínica y realizará pruebas cutáneas. Esta prueba implica la punción de la piel con dos formas de penicilina (cada una de las cuales imita las formas en que se encuentra la penicilina en la sangre cuando un paciente toma el fármaco) y una prueba intradérmica posterior (colocando una pequeña cantidad de cada forma de penicilina apenas debajo de la piel). Si las pruebas dan negativo, es muy poco probable que haya presencia de alergia a la penicilina. En muchos casos, luego de las pruebas negativas, también se da una dosis oral de penicilina, seguida de un período de observación. Si no hay reacción, el paciente no tiene riesgo de tener una reacción inmediata grave, y se pueden usar penicilinas de ahí en adelante. Por lo general, todas las pruebas insumen entre 2 y 3 horas.

En caso de que la prueba de penicilina dé positivo, la punción de la piel o la prueba intradérmica provocará una inflamación roja que indicará la presencia de una alergia al medicamento. Se deben evitar las penicilinas y para tratar infecciones se necesitará un antibiótico diferente. Si se requiere penicilina, se puede realizar un proceso de insensibilización bajo el cuidado de un alergista/inmunólogo para permitir el uso provisorio del fármaco.

Alergia a los fármacos (Drug Allergy)

Close-up of pine tree branches in Winter Close-up of pine tree branches in Winter