Comprimidos para la alergia (Allergy Tablets)

Comprimidos para la alergia
Este artículo ha sido reseñado por Thanai Pongdee, MD, FAAAAI

Si usted tiene síntomas de alergia, es posible que se pregunte si la inmunoterapia para la alergia (las vacunas o los comprimidos para la alergia) es el mejor tratamiento para usted. Si bien requiere tiempo y paciencia, se puede obtener un alivio prolongado.

Las alergias son el resultado de tener un sistema inmunitario hiperreactivo. Su sistema inmunitario sirve para proteger a su cuerpo de infecciones y otras afecciones. Las alergias son causadas por una respuesta inmunitaria anormal a sustancias que no son dañinas. Por ejemplo, si usted tiene alergia al polen del pasto, su sistema inmunitario identifica al polen como un invasor o alérgeno, y produce anticuerpos contra el polen de pasto llamados Inmunoglobulina E (IgE.)

La inmunoterapia para la alergia es un tratamiento para corregir o “curar” esta respuesta inmunitaria anormal. Implica la administración regular de la sustancia alergénica inyectada de manera subcutánea en el brazo, a lo que también se llama ‘vacunas’ o inmunoterapia subcutánea (ISC), o como una disolución o comprimido debajo de la lengua. Inmunoterapia sublingual (IS) es el término médico que describe la administración de la sustancia alergénica debajo de la lengua. En Estados Unidos, las únicas formas de inmunoterapia sublingual aprobada por la FDA son los comprimidos para la alergia.

Ambas formas de inmunoterapia contra la alergia —las vacunas y los comprimidos— son recetadas por alergistas/inmunólogos. El alergista/inmunólogo, usualmente llamado alergista, cuenta con la capacitación especializada y la experiencia para determinar qué alérgenos están causando sus síntomas y pueden analizar si la inmunoterapia para la alergia es adecuada para usted.

¿Cómo trabajan los comprimidos para la alergia?
La inmunoterapia para la alergia, sea en forma de inyecciones o de comprimidos, funciona de manera muy similar a las vacunas. Su cuerpo responde a las cantidades agregadas de un alérgeno específico, y, eventualmente, desarrolla resistencia y tolerancia inmunitaria a dicho alérgeno. Los comprimidos para la alergia pueden dar como resultado una disminución de los síntomas de alergia, que se reduzcan al mínimo o que desaparezcan, y un alivio de los síntomas durante años una vez finalizado el tratamiento.

Los comprimidos para la alergia suministran el alérgeno en forma de comprimido colocado debajo de la lengua, por lo general diariamente. Actualmente, están disponibles en Estados Unidos para las alergias inducidas por polen de pasto y/o polen de ambrosía corta. Los comprimidos para la alergia también están disponibles para alergias a los ácaros del polvo en muchos países europeos y en Japón, y pronto estarán disponibles en Estados Unidos.

¿Me sentiré mejor?
En los estudios clínicos, durante el tratamiento en la temporada de polen de ambrosía o de pasto, los pacientes que recibieron comprimidos para la alergia experimentaron una gran mejoría en sus síntomas de alergia, requirieron menos medicamentos para la alergia y, en general, informaron una mejor calidad de vida luego de la primera temporada del tratamiento. Estas mejoras fueron más marcadas todavía en el segundo y tercer año de tratamiento.

Si usted no está respondiendo a la inmunoterapia para la alergia, puede ser porque usted tiene otras alergias además de alergia al pasto y a la ambrosía. Otras razones podrían ser la presencia de elevados niveles de alérgeno en su entorno o una gran exposición a desencadenantes no alérgicos como el humo de tabaco.

¿Cuánto dura el tratamiento?
Los comprimidos generalmente se comienzan a tomar cuatro meses antes del comienzo de la temporada del polen específico y se continúa tomándolos durante la temporada. Los comprimidos son similares a las vacunas para la alergia en términos de efectividad en el control de los síntomas de la alergia, y ambos han demostrado brindar mejoras prolongadas, aún cuando el tratamiento ha finalizado.

La primera dosis se toma en el consultorio del profesional médico, donde el paciente queda en observación al menos durante 30 minutos para que se detecten posibles reacciones adversas. Las siguientes dosis pueden darse en la casa, lo que hace que el esquema de dosis sea más cómodo que el de las vacunas para la alergia.

¿Quién puede ser tratado con comprimidos para la alergia?
Los comprimidos para la alergia al pasto actualmente están aprobados para personas de entre 10 y 65 años. Los comprimidos para la ambrosía actualmente están aprobados para personas de entre 18 y 65 años.

La inmunoterapia para la alergia no se debe empezar en pacientes embarazadas, pero se puede continuar en pacientes que quedaron embarazadas mientras estaban en tratamiento. En el caso de algunos pacientes que padecen de otras afecciones o que toman ciertos medicamentos comunes, los comprimidos contra la alergia pueden ser más peligrosos. Es importante que informe a su alergista si toma otros medicamentos.

¿Cuáles son las reacciones posibles?
Los comprimidos para la alergia tienen un perfil de tolerabilidad más favorable que las vacunas para la alergia, motivo por el cual no es necesaria su administración en un entorno médico luego de la primera dosis. Sin embargo, la información de productos aprobados  por la FDA para tres comprimidos disponibles en Estados Unidos incluye una advertencia sobre la posibilidad de reacciones alérgicas graves por los comprimidos, incluso anafilaxia.

Es por eso que el mejor lugar para recibir la primera dosis es el consultorio del alergista que receta el medicamento. El tratamiento inicial también puede darse en otro centro, donde el médico y el personal estén entrenados para reconocer y tratar las reacciones, o hayan recibido instrucciones por parte de su alergista a cargo.

Los principales efectos secundarios de los comprimidos para la alergia son reacciones locales como ardor o quemazón en la boca o labios y, algo menos frecuente, síntomas de problemas gastrointestinales. Estas reacciones por lo general desaparecen luego de unos pocos días o una semana. Un autoinyector de epinefrina también podría recetarse a los pacientes que reciben comprimidos para la alergia en caso de que se produzca una reacción alérgica grave en la casa.

Consejos sobre la salud
• La inmunoterapia para la alergia (vacunas y comprimidos para la alergia) funciona desarrollando su tolerancia a sustancias que desencadenan sus síntomas de alergia.
• Los comprimidos para la alergia están disponibles actualmente en Estados Unido para alergias provocadas por el polen de pasto y/o ambrosía corta.
• Los comprimidos para la alergia en alergias inducidas por ácaros del polvo están disponibles en Europa y otros países, y están esperando su aprobación en Estados Unidos.
• Consulte con su alergista si los comprimidos serían beneficiosos en su caso.
• La mayoría de las reacciones adversas a la inmunoterapia para la alergia son moderadas. Sin embargo, dado que pueden producirse reacciones graves, es más seguro que la primera dosis de comprimidos para la alergia se aplique en el consultorio del alergista. A los pacientes que reciben los comprimidos también se les debería recetar un autoinyector de epinefrina.

Sentirse mejor. Vivir mejor.
El alergista/inmunólogo, usualmente llamado alergista, es un pediatra o internista con al menos dos años adicionales de especialización en el diagnóstico y tratamiento de alergias, asma, deficiencias del sistema inmunitario y otras afecciones del sistema inmunitario.

La visita al consultorio de un alergista puede darnos un diagnóstico exacto, un plan de tratamiento adecuado e información que nos ayudará a controlar la enfermedad y a sentirnos mejor.

El servicio Encuentre un Alergista/Inmunólogo de la AAAAI es un recurso confiable para ayudarlo a encontrar un especialista cerca de su hogar.
Close-up of pine tree branches in Winter Close-up of pine tree branches in Winter